Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Algo huele a podrido en Telecinco

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
domingo, 18 de abril de 2010, 08:44 h (CET)
Durante quince días he estado sin televisión en casa, el viejo aparato que nos ha acompañado durante tantos años no disponía de euro conector y dejó de funcionar el penúltimo día del pasado mes de Marzo. Durante estos días las horas que dedicaba a ver televisión las he empleado en ver en la pantalla del ordenador alguna buena película, a leer algún libro de poemas e incluso a leer hasta las paginas de economía de los periódicos del domingo, tan sólo he notado a faltar el ruido de fondo del televisor durante la siesta de cada día después de la comida.

Y ahora, cuando las aguas han vuelto a su cauce y vuelvo a tener en casa la ventana abierta del televisor, veo que nada ha cambiado con las nuevas tecnologías, el obligado pase de la televisión analógica a la digital tan sólo ha alegrado a los fabricantes de televisores y a los comerciantes de electrodomésticos que han visto incrementada positivamente su cuenta de resultados. Lo demás sigue todo igual, de vez en cuando en Televisión Española alguna buena película sin los ya olvidados cortes publicitarios y en las generalistas la misma basura que antes del cambio de aparatos, nada nuevo bajo el Sol.

Pero si hay una cadena que se lleva la palma en esto de remover la mierda es Tele5, la sucursal de Berlusconi en España. Allá cada tarde Vasile, el testaferro del presidente de Italia, reúne a un grupo de personajillos para amenizar las tardes de amas de casa desocupadas y gentes con poco o ningún criterio ansiosas de vivir mediante el milagro de las ondas otras vidas y de ver que los ricos y famosos también lloran, padecen y se pelean por cualquier cosa. El pan y circo de la antigua Roma en estos tiempos se sirve a diario desde el programa “Sálvame” donde los gladiadores del circo romano han sido reconvertidos en personajillos del tres al cuarto que sin ningún criterio ni contrastar las noticias que dan se meten en las vidas ajenas en un totum revolotum de braguetas, bragas, infidelidades, engaños y revolcones varios entre sabanas alejadas del satén de las camas de lujo.

Ejerce de “César” en el programa su presentador, Jorge Javier Vázquez, que después de ser defenestrado del “Tomate” ha encontrado un filón, y hasta un discutido Ondas, en este nuevo formato televisivo, a él lo único que le importa es ganar dinero, la palabra ética no está en su diccionario. Con él un par de periodistas como Lydia Lozano, resucitadora de muertos y ahora bailarina de lujo en el programa, y Mila Ximenez, la más comedida de este elenco aunque de vez en cuando también se suelta el pelo, especialmente si oye el nombre de la innombrable tonadillera que iba para alcaldesa de Marbella y que ahora pasea su bata de cola por las salas judiciales, y luego ya toda una pandilla de recuperados y adheridos de otros programas como Kiko Hernández que proviene de Gran Hermano, todo un dechado de conocimientos que no da pie con bola cuando se trata de ubicar algo tan sencillo como la capital de algún país, Rosa Benito, peluquera de profesión y cuyo único mérito para estar en el programa es haber sido cuñada de la gran Roció Jurado. Y para el final me dejo a la co presentadora del programa, una moza que viene viviendo del cuento a cuento del polvo que pegó con un torero y que dió una hija como resultado, se divorcia y vuelve a rejuntarse con su camarero cuando las necesidades del guión, es decir del programa, así lo exigen, baila como un pato mareado en otro programa mientras Boris Izaguirre, otro que tal baila, le ríe las gracias, se muestra mal educada, orgullosa, petulante, ególatra y orgullosa de su ignorancia y hasta se atreve a dar clases de historia mezclando la Edad Media con el neolítico mientras afirma que la Edad Contemporánea es la que nos llegará en un futuro. Todo un dechado de mal ejemplo para los más jóvenes que piensan para qué estudiar si una analfabeta gana más dinero que cualquier licenciado universitario.

Destrozan vidas ajenas, husmean entre las sábanas de los famosos pero no aceptan que nadie se meta en sus vidas y se lanzan a la piscina lanzando a las ondas bulos sin ninguna consistencia. Su última metedura de pata ha sido afirmar a bombo y platillo que el viernes, antes del partido contra el Barça, hubo una fiesta, tal vez la palabra bacanal es desconocida para ellos, que se repitió al día siguiente después de perder contra los azulgranas. Al día siguiente, compungidos, cariacontecidos y con una seriedad de la que nunca han hecho gala en el programa tuvieron que rectificar “nuestras fuentes no eran creíbles” dijeron los dos Kikos, Hernández y Matamoros, que eran los aguerridos informadores, me niego a calificarles como periodistas, el uno por teléfono y el otro leyendo un comunicado ya que es incapaz de hilvanar dos frases seguidas con cierta coherencia. Rectificaron pero el ventilador de la mierda ya la estaba esparciendo por todas partes, ahora es de esperar que tanto el Real Madrid como Cristiano Ronaldo les lance encima toda una cohorte de abogados que les hagan pagar muy cara su osadía, a ellos y a la cadena berlusconiana. De todas maneras si pierden el pleito pueden contratar al futbolista y al presidente del club blanco en el programa para ver si les perdonan pagar los miles de euros que les pueden caer en la sentencia del juez, al fin y al cabo parece ser que la jugada ya la han ensayado con la nieta del dictador Franco, quien les ganó un pleito y ahora pasea su palmito y sus kilos cada viernes noche por el plató de “Sálvame de luxe”, aunque no creo que Vasile tenga tantos euros como le costaría contratar a uno y otro.

En este y otros programas de similar catadura no quieren periodistas con credibilidad y que contrasten las noticias, sólo quieren gente que grite, que se pelee, que ejerzan de gladiadores del circo y que la sangre, metafórica de momento, inunde los platós. Siguen aquella máxima de los malos periodistas que dice “no dejes nunca que una verdad te malogre una noticia”. Tenemos televisión digital pero la pestilencia de la mierda sigue emanando desde las pantallas del televisor, pero no culpo sólo a los que hacen estos programas, todos somos culpables por la mala utilización que hacemos del mando a distancia, con apretar el botón de apagado todo se solucionaría. Yo me vuelvo a mi Martí Pol “la tarda es un vaixell que mai no toca port”, (la tarde es un barco que nunca toca puerto). Así serán mis tardes más tranquilas, sin gritos ni alharacas ni este olor a estiércol que emana la pantalla.

Noticias relacionadas

Hacer República

J. Hernández, Málaga

Un blanco sueño por Astún (Huesca)

V. Rodríguez, Zaragoza

La Navidad, Trump y los demás

M. Ferraz, Barcelona

Demasiadas ‘normalidades’

S. Madrid, A Coruña

Un regante alimenta a 155 personas de media al año

D. Martínez, Burgos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris