Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Buñuelos de viento   -   Sección:   Opinión

Vade retro, Islam

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
sábado, 17 de abril de 2010, 08:11 h (CET)
Najwa Malha tiene dieciséis años y va a un instituto de Pozuelo, lo cuenta “El País”, donde hasta ahora había estudiado sin mayores problemas. Un día esta ciudadana española decidió cubrirse la cabeza con el velo islámico y empezó a complicarse su joven vida.

Según el reglamento del centro educativo no puede cubrirse la cabeza. Es una norma. Exactamente el artículo 32 del reglamento escolar prohíbe ir vestido de forma provocadora o llevar la cabeza cubierta. Ambas cosas metidas en el mismo saco, aparentemente es lo mismo enseñar las bragas, algo absurdo y ridículamente habitual entre nuestras adolescentes, que cubrirse voluntariamente la cabeza, que no la cara, como signo religioso externo. Como es evidente la prohibición de llevar el velo islámico no va por otro camino, no se trata de evitar que una niña oculte su cara, por ejemplo, para cometer alguna fechoría.

Conste, no sé si lo he dicho, que, según las informaciones de “El País”, la niña lo hace voluntariamente y contra la decisión inicial de su padre. Nadie le obliga a ello, es su santa voluntad contra la decisión de prohibir cualquier signo externo religioso. En esta zafia España que padecemos la laicidad es un dogma estalinista que hay que aceptar con fe ciega para alcanzar el paraíso zapaterista y poder sentarte a la diestra de Pablo Iglesias. Puedes enseñar las glándulas mamarias sin ningún impedimento por la calle pero, ay, ni se te ocurra enseñar un velo islámico. O un crucifijo. Pobrico de ti como acudas a clase con un crucifijo.

Najwa tiene 16 años, puede abortar si quiere. Nuestra generosa democracia se lo permite. Incluso le daría los medios legales para hacerlo burlando la opinión contraria de sus progenitores, si la necesitara, pero no le permite llevar puesto el velo islámico en su cabeza. Eso es de malas personas. Vade retro, Islam.

Noticias relacionadas

Vico

Vico nació en Nápoles en 1668 y falleció en la misma ciudad en el año 1744

Obsesionados con el franquismo 32 años después de su fallecimiento

“La vida de los muertos pervive en la memoria de los vivos” Cicerón

Oriol Junqueras, candidato secuestrado

Perfiles

Apuesta por una cultura de alianzas

Nunca es a destiempo para recomenzar

Una Europa en la que podamos creer

La declaración de París es un manifiesto elaborado por intelectuales de diez países europeos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris