Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Motor

Etiquetas:   FÓRMULA 1 / GP CHINA. EL CIRCUITO   -   Sección:   Motor

Shanghái: exigente y divertido

El circo de la Fórmula 1 llega a Shanghái, un trazado muy técnico que alberga algunas de los virajes más enrevesados de la actual F1
Redacción
viernes, 16 de abril de 2010, 10:27 h (CET)
Se trata de un circuito muy completo, con dos curvas muy especiales. Una enrevesada 'S' interminable, y una peraltada que, bien trazada puede otorgarte ventajas en la larguísima recta de atrás. La intermitente lluvia que está prevista para el domingo puede convertir la carrera en un caos lleno de trampas debido a la nula visibilidad.

Pablo García / SIGLO XXI


Shanghai International Circuit (© Formula One Administration Limited)

El circuito de Shanghái consta de 16 curvas, nueve a derechas y siete a izquierdas y como en todos los circuitos Tilke presenta características comunes: dos largas rectas, curvas en apoyo rapidísimas, virajes en ese que se cierran y frenadas críticas.

Mismas características de Sepang
El primer sector nos plantea un gran reto. Una interpretación más extrema de la primera curva de Sepang, esto es una larga curva de derechas en la que hay que frenar bastante tarde puesto que en principio es muy abierta y abruptamente se cierra para dar paso a una contracurva mucho más cerrada que obliga a colocar el monoplaza muy rápidamente, sacrificando la trazada perfecta de la primera curva para poder abordar, con garantía de no salirse fuera, la segunda. Este sería el primer punto claro de adelantamiento, aún entrañando ciertos riesgos el coger la zona sucia de la pista para posteriormente ganar la posición en la contracurva.

El segundo sector, como es habitual en Tilke, presenta curvas rápidas y de apoyo. Empezamos en la curva 6, horquilla a derechas bastante más abierta de lo que parece y en la que hay que tirarse al vértice de la misma con cuidado para traccionar bien y salir con bastante velocidad para afrontar las rapidísimas 7 y 8, eses en apoyo similares a las vistas en Sepang y que marcan las diferencias entre un buen y un mal monoplaza. Casi sin tiempo para posicionar el coche nos enfrentamos a la curva 9 y 10, que se trazan de un solo radio recordándonos nuevamente a Sepang, y es que Shanghái parece estar hecho con lo mejor de cada circuito Tilke.

El tercer sector es el más rápido. Comienza con un punto de adelantamiento, la curva 11, una fuerte frenada a izquierdas donde es fácil colarse. Hay que comerse mucho el piano interior, bajar a segunda marcha y posicionar el monoplaza acelerando y girando a derechas, engranando marchas y confiando en la aerodinámica para trazar lo más rápidamente posible la curva 13, peraltada y clave para conseguir una buena velocidad punta al final de la larguísima recta que se nos presenta. Aquí los monoplazas con mucho “downforce” sufrirán para defender su posición en carrera, mientras que los equipados con el F-Duct tendrán una clara ventaja al tener más velocidad punta sin sacrificar aerodinámica. Engranamos marchas y desembocamos en una frenada crítica y muy bacheada seguida de la curva 14, un codo a derechas y punto más claro de adelantamiento del circuito. Sólo nos queda la curva 15, un ángulo casi recto a izquierdas en el que debemos frenar, bajar una marcha y tirarnos al vértice lo más que se pueda para afrontar la salida de la curva con la máxima velocidad, cogiendo el piano del exterior y afrontar la recta de meta.

Set Up completo
Shanghái presenta las mismas características que Sepang y por tanto el set up es muy parecido. Buscamos un coche con mucho apoyo en curva rápida, que pueda traccionar bien en curva lenta y que además sea lo suficientemente veloz en recta. Lo primero lo conseguimos con una configuración de alerones con carga alta, lo que perjudicará nuestra velocidad máxima. Lo segundo lo conseguiremos no bajando ni endureciendo mucho las suspensiones para lograr tracción, con lo que el tercer parámetro queda completamente descompensado. Ahí entra en juego el sistema F-duct de McLaren que puede marcar diferencias, no en calificación pero sí en carrera.

Neúmaticos y lluvia
Shanghái es un verdero comegomas. El abrasivo asfalto hace que en el primer sector la rueda delantera izquierda sufra mucho, así como el tercer sector que está bacheado y también desgasta el neumático. Sin embargo, puede que los pilotos no sufran tanto desgaste en carrera, puesto que se anuncia lluvia para el domingo, lo que convertiría la carrera en un caos sin visibilidad y el circuito en una trampa para cualquiera de los pilotos.

Noticias relacionadas

Hamilton: "No soy un gran entusiasta de los test, pero ha sido un día positivo"

Buena impresión de los nuevos Pirelli

Alonso: "Somos muy optimistas, creo que el año que viene podremos volver a lo más alto"

Sus rivales en 2018: Hamilton, Verstappen y Ricciardo

Marc Márquez celebra a lo grande en Cervera su sexto título mundial

Márquez lidera los test que abren el Mundial 2018 con cierta mejora de las Yamaha

Pedrosa segundo y Lorenzo cuarto

Marc Márquez: "Las 'salvadas' o ir al límite forma parte de mi estilo"

Quiere ser recordado como un piloto que da espectáculo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris