Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Exigen parar el progreso humano

Xus D. Madrid (Gerona)
Redacción
jueves, 15 de abril de 2010, 22:53 h (CET)
El Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC) es ese organismo de 2.500 miembros cuya mayoría son políticos y ecologistas que cobran por asustar, y cuya minoría son los científicos que cobran por darle a los primeros argumentos, a veces falsos. Ahora han reconocido que lo del hielo del Himalaya no es verdad.

Todo parece indicar que los del IPCC se retroalimentan tratando de colmar nuestras necesidades espirituales: como hemos dejado de creer en el infierno divino, han inventado el negocio del infierno terrenal. Pero esta religión calentóloga comenzó a peligrar durante la fracasada Conferencia del Clima de Copenhague, después de revelarse el “Cimategate-Climagate”: notables científicos británicos del IPCC habían falseando datos sobre el calentamiento global.

Ahora llega el caso del Himalaya y sus excursionistas, y pronto deberá anunciarse el constante crecimiento de los hielos en la Antártida.

La realidad es que, tras el fracaso de Copenhague, ni EE.UU., ni la UE, ni China o la India han cumplido el compromiso de notificarle a la ONU sus programas contra el calentamiento antes del 31 de enero: parece que, realmente, no creen en su origen antropogénico.

Y es que no podemos olvidar que “Cambio climático” lo hubo siempre. Pero los calentólogos, en lugar de proponer adaptarse a lo inevitable, exigen parar el progreso humano. Claro que, primero, en los países pobres.

Noticias relacionadas

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora

Rufián situacionista

La política institucional ofrece diariamente los más chuscos espectáculos

Planck y el cálculo

Max Planck revolucionó la Física de su tiempo y es un modelo de integridad moral
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris