Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Cuando los colegios católicos eran católicos

Jesús D. Mez Madrid
Redacción
jueves, 15 de abril de 2010, 22:42 h (CET)
Hablando de educación y centros educativos en una entrevista con el obispo de la diócesis, éste se quejaba de que los colegios católicos oficiales no eran realmente católicos y después de oír sus argumentos reconozco que tenía razón. Hace no muchos años, cuando los colegios católicos eran católicos, nos enseñaban que el término 'católico' significaba 'universal'. El catolicismo es, en su fundamento, un afán de universalidad: una misión de extender la Buena Nueva a todos los confines de la tierra.

Uno de los medios más eficaces para extender el mensaje cristiano ha sido, además de las misiones iniciales, el mantenimiento de la fe y el apostolado realizado a través de la educación de los jóvenes. De ahí el gran número de carismas y órdenes que, desde tiempos pretéritos, han hecho de la educación de los jóvenes su camino de santidad.

La escuela católica ha estado de moda en este país hasta hace muy pocos años. No sólo por su calidad, sino por ofrecer a los padres un ideario inspirado en los principios del catolicismo y en un humanismo cristiano que muchos demandaban a pesar de la creciente secularización de la sociedad. Pero no se si por adaptarse a la sociedad, por imperativo administrativo, por necesidad o por esnobismo el caso es que cabe preguntarse, ¿Son hoy realmente católicas las autodenominadas Escuelas Católicas?

Noticias relacionadas

La victoria de Maduro. ¿A dónde va Venezuela?

Maduro fue re-electo con 2/3 de los votos emitidos, en medio de un aumento del ausentismo y de llamados de la derecha para anular los comicios

¿Cómo será mi vida en el Más allá?

Deberíamos querer averiguar qué hemos causado en nuestros tiempos pasados

Puerta a la esperanza

La incredulidad es la llave que cierra la puerta a la esperanza

La libertad, una ilusión necesaria

La posibilidad del libre albedrío supone la posibilidad de escogerse a sí mismo

Zapatero, un polichinela de la política peligroso

En cuanto a conseguir sacar a nuestra nación de la sima, nada se puede decir en contra del PP
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris