Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

Katyn

Isaac Bigio
Isaac Bigio
jueves, 15 de abril de 2010, 08:51 h (CET)
En Septiembre 1939 la invasión alemana a Polonia desencadenó la peor de todas las dos guerras mundiales. Ese mismo mes Hitler y Stalin pactaron para repartirse a ese país que estaba en medio de sus repúblicas.

Pocos meses después miles de oficiales polacos serían ejecutados en los campos de Katyn. La propaganda soviética insistió durante décadas de que estos militares rendidos fueron asesinados por los nazis, cuando la realidad fueron los stalinistas quienes le fusilaron.

En Occidente inicialmente muchos gobiernos no quisieron aceptar la culpabilidad de Moscú para no enemistarse con ésta mientras que Varsovia estuvo gobernada hasta 1989 por los camaradas subsecuentes del Kremlin. Paradójicamente, ente quienes más denunciaban la complicidad de Stalin con Hitler fueron los comunistas de izquierda.

Hoy, sin embargo, Rusia acepta que ésta fue la autora del asesinato en masa de gran parte de la élite militar polaca prisionera. Putin, un ex jefe de la KGN, quien fue presidente y es hoy el primer ministro y hombre fuerte de Rusia, es quien ha autorizado que se pase una película denunciando esa carnicería a 70 años de que ésta se produjo.

El también invitó al presidente polaco Lech Kackzynski a conmemorar ese aniversario en Katyn, algo que no pudo suceder debido a que se cayó el avión donde él y más de 90 de sus acompañantes estaban. Moscú ha declarado una solidaridad inesperada ante Varsovia declarando duelo nacional en toda Rusia.
De esta forma el Kremlin trata de restablecer lazos que hubo ante su vecino a quien recientemente acusó de estar queriendo dar paso a plataformas de misiles de la OTAN que le apunten a su territorio.

Las tumbas de Katyn hoy tienen un nuevo significativo. Si hace 7 décadas simbolizaron el intento de Stalin de expandir su influencia y modelo al oeste, hoy una a dos gobiernos que quieren romper lo más que puedan con el pasado comunista de sus respectivos países y quisieran bajar las tensiones que la postguerra fría ha causado entre ellos.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLI)

Poderoso señor es don Dinero

Cuando ruge la marabunta

Este 18 de julio me ha evocado la película de Byron Haskin (1954)

Límites de la justicia

​Discrepamos del enfoque del abogado Carles Mundó, político adscrito a ERC, respecto a las consecuencias del 155 en el cambio de orientación de las perspectivas

El 155 factor determinante en la recuperación de Cataluña.

“En el mercado libre es natural la victoria del fuerte y legitima la aniquilación del débil. Así se eleva el racismo a la categoría de doctrina económica” Eduardo Galeano

Genios anhelados

Son imprescindibles; pero abundan las tergi versaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris