Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cristianismo originario   -   Sección:   Opinión

Correr detrás de la juventud perdida, envejece

Teresa Antequera
Vida Universal
martes, 13 de abril de 2010, 06:53 h (CET)
A partir de los 50 muchos ven acercarse la vejez con una sobra de terror. Otros se doblegan a la vejez entregándose al destino, que es lo mismo que tener una actitud fatalista. Otros acompañan la vejez con pensamientos positivos, que extraen de la juventud. Se esmeran en envejecer sobre la base de un frescor juvenil. Pero muy pocas personas mayores son en sentido espiritual seres que afirman la vida, que construyen valores internos, que a diario se hacen conscientes de que sí, el cuerpo envejece, pero que no tienen por qué hacerse viejos y achacosos...”

También en esa etapa una persona puede dar pasos de aprendizaje, pasos que pueden ser pasos de rejuvenecimiento, afirmando las fuerzas positivas, que podemos extraer sobre todo de los Diez Mandamientos y el Sermón de la Montaña de Jesús. Cada uno puede hacerlo, no importa cuan anciano sea. A partir de los 50 años es el mejor tiempo para la autorreflexión, la persona ya no debería coquetear con el tiempo, sino que debería orientarse a los ideales espirituales, madurando para representar los valores correspondientes.

A partir de los 50 años la edad pasa a convertirse en edad madura; el verano tiende su mano al otoño y el hombre que ha madurado en el Espíritu vivirá con más tranquilidad y cordura. Quien cree que tiene que recuperar algunas cosas que omitido en su juventud, sucumbe al autoengaño que le conduce a la decepción y a la resignación. Una afirmación para reflexionar es: ¡Aquel que desea recuperar la juventud, envejece! En la vejez permanecer siendo activo en espíritu y creativo significa dedicarse oportunamente a otros talentos y tareas, por ejemplo, la ayuda y el servir mutuos, o la acción desinteresada por una buena causa.

Muchas personas se quejan de su edad, ¿por qué? Se afligen porque van envejeciendo y no notan que envejecen justamente a causa de la aflicción. Se pasan la vida pensando en el pasado, en vez de purificarlo, pero el que sin embargo ha purificado el pasado, es decir ha tenido la valentía de corregir y reparar con su prójimo lo que hizo mal en su vida, pidiendo perdón y perdonando, no sólo tendrá buenos recuerdos de su juventud, sino que en la vejez conservará su imagen juvenil. El hombre vive entonces no en el ayer, sino en el hoy, él no siente cómo se le van los años, envejece, pero jamás será viejo. No echará de menos la juventud porque vive sus ideas conscientemente.

Cuanto más sentido ha tenido nuestra vida en la Tierra, tanto más jóvenes seguimos siendo, hasta alcanzar incluso una edad avanzada. A aquel que madura hacia el otoño de su existencia, se le recomienda echar una mirada retrospectiva, para con Cristo, con Su fuerza que ayuda y está siempre presente, terminar el pasado, todo aquello que hoy le ocupa todavía y entregarle su juventud pasada al gran Espíritu eterno, para así poder disfrutar del presente y ser feliz desde el alma no importándole ver pasar los años.

Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris