Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

14 de abril

Jesús Molíns (Zaragoza)
Redacción
domingo, 11 de abril de 2010, 21:58 h (CET)
El 14 de abril se conmemora la proclamación de la República. Es deber de los pueblos recordar su pasado, para no volver a cometer los mismos errores.

Hay que saber, que ese día, hace 79 años, fue establecida en España la IIª República; y que ese régimen es lo más parecido a la democracia actual, e incluso más avanzado en muchos aspectos.

También se debe saber, que 5 años después, una chusma dio un golpe de Estado, acabando con la misma y restableciendo de nuevo en España un Gobierno dictatorial y totalitario, que gobernó España durante cuarenta años.

No se trata a estas alturas de reivindicar un simple cambio en la Constitución para que la bandera que ondee en los colegios recupere de nuevo la franja morada, de la que un tirano sanguinario nos despojó, ni de hacer que se tararee el himno de Riego cada vez que juegue la selección española.

De lo que se trata es de inculcar los valores republicanos, para que nos guíen y ayuden a construir así una democracia más justa para el siglo XXI, en la que el concepto de ciudadanía vuelva al centro del debate político:

- Laicismo: separación total del Estado y la Iglesia, teniendo esta última que autofinanciarse. Toda creencia ha de ser respetada, pero no subvencionada con el dinero de todos aquellos que no la comparten, ni mucho menos impuesta por el Estado.

Aún hoy, cuando los ciudadanos pagamos nuestros impuestos, una parte van para la Iglesia Católica aunque puede que esos ciudadanos no seamos religiosos, o prefiramos otra confesión religiosa.

- Educación pública, gratuita y de calidad, para todos los ciudadanos y ciudadanas. Qué mejor representación para explicarnos estos objetivos visionarios, que las Misiones Pedagógicas, que llevaron el saber a los pueblos más recónditos de nuestro país; todo un colectivo de profesionales que, de izquierdas o derechas, dedicó buena parte de su vida a los que más lo necesitaban.

- Justicia e igualdad entre todos los españoles. No sólo se estableció el sufragio universal, sino que se abolieron los títulos nobiliarios y se hizo que la Jefatura de Estado no se obtuviese por el apellido, sino por la victoria en las urnas.

- Respeto de la soberanía de los pueblos y del derecho internacional: se renunciaba a la guerra como instrumento de política nacional y se establecía que todo el derecho internacional sería trasladado al nacional.

Nos bastaran las palabras “Guerra de Irak”; “Afganistán”, etc., para darnos cuenta del retroceso en esta materia con respecto a 79 años atrás.

Y tras haber asimilado esos valores republicanos, a buen seguro que reconoceremos: que la democracia real sólo es posible si un país puede elegir a su Jefe de Estado y de este modo, seguro que algún día volveremos a gritar:
“¡Viva la República!.”
Noticias relacionadas

Una guerra que nos ocultaron por ochenta y seis años

Hace ocho décadas estallaba una de las primeras guerras encendidas por la chispa del petróleo, que en las siguientes décadas encendería llamas de avaricia imperialista sin precedentes

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLII)

Lo que siguió a esto fue una querella criminal contra estos sacerdotes del Opus Dei

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLI)

Poderoso señor es don Dinero

Cuando ruge la marabunta

Este 18 de julio me ha evocado la película de Byron Haskin (1954)

Límites de la justicia

​Discrepamos del enfoque del abogado Carles Mundó, político adscrito a ERC, respecto a las consecuencias del 155 en el cambio de orientación de las perspectivas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris