Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Seis millones de chiquillos

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
domingo, 11 de abril de 2010, 21:17 h (CET)
“La desnudez del mundo indigente podría ser vestida con los adornos sobrantes de los vanidosos”, afirmó Goldsmith. Únicamente son acaudalados los que saben hacer buen uso de sus riquezas; los demás ricos quedan proscritos entre el número de los indigentes porque su desventura es dolorosa; no son magnánimos.

El hambre es una plaga que mata, cada año, a mas de seis millones de chiquillos, víctimas de malnutrición y de las dolencias contagiosas que, los diminutos cuerpos de los críos, no son capaces de superar al estar decaídos por la hambruna. La FAO, cuyo propósito consiste en acabar con el hambre en la tierra, a aseverado que “cada cuatro segundos fallece una persona de hambre en todo el orbe”.

En el mundo mal viven casi 1.000 millones de mortales hambrientos, según afirma el director general de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, Jacques Diouf. También ha subrayado que la seguridad alimenticia es una “condición primordial para la paz y la seguridad en el mundo”. Asimismo, el informe sobre el hambre que la FAO realiza anualmente, bajo el título: “El Estado de la Inseguridad Alimentaria en el Mundo” asevera que “comer es un derecho fundamental de la Humanidad. El hambre es una afrenta a la dignidad humana”

Lo que sobra a los opulentos es patrimonio de los indigentes. Por lo tanto, las inversiones en labranza, las infraestructuras campesinas, la indagación agropecuaria y un adiestramiento de calidad para los jóvenes en las áreas agrícolas, son requisitos para la explotación del campo y mitigar la gazuza.

El hambre es uno de los escándalos que siguen apenando a los mortales. El hambre es provocado por el mismo hombre, por su codicia, que se trueca en carencias de organización social, en el endurecimiento de las estructuras económicas y en sistemas ideológicos que presentan a la persona, despojada de su dignidad humana, como un simple instrumento material.

Agustín de Hipona afirma que; “Lo que sobra a los ricos es patrimonio de los pobres”.

Noticias relacionadas

El mundo se acrecienta de víctimas

Solidaricémonos al menos con su poética mirada

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXVIII)

Ningún libro de historia es “definitivo”

De mal en peor

En el homenaje a las víctimas de los atentados, miles de personas le dedicaron un sinfín de improperios

¿Se está gestando una Revolución de Colores contra Erdogan?

¿Se está gestando el Magnicidio de Erdogan?

Cataluña

Con lo que me gusta Cataluña y he llegado a sentir “vergüenza ajena” de los catalanes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris