Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Tufillo

Lorenzo de Ara
Redacción
domingo, 11 de abril de 2010, 21:03 h (CET)
El senador al que todos señalan, el mismo senador que Rajoy salva pero también envía a la hoguera con mucho galleguismo, el hombre que al parecer tenía la facultad de estar en todos los sitios del mundo conocido por los pepes y compañía, ese hombre ha dimitido como tesorero de la fuerza de ataque que lidera el barbas que sube y baja, que baja y sube, que ahora pone cara de Gary Cooper y luego se deja mecer por la brisa primaveral.

La oposición –única e intransferible- está pasando por horas muy malas. Los cojones se agazapan y el cerebro no está para jueguecitos. En este desierto el peregrino no lleva agua, y el camello se empeña en tirar para un oasis veranea el PSOE junto a los otros partidos de la democracia corrupta.

Porque si de los partidos políticos no se fía ningún bicho viviente en este país de mierda, y si de los políticos nos escondemos bajo tierra para que no tener que escuchar sus cuentos y milongas, entonces la democracia, por muy abierta de piernas en las urnas y por muy constitucional que se nos presente, al final resulta que es una democracia agónica, francamente ruinosa, indeseable.

Rajoy se pavonea –así como suena- por su particular vía crucis. Tiene en la sangre lo indispensable para dar la cara cuando en realidad no ha movido un dedo. No se ha movido. El gallego es un hombre del siglo XXI en España. Es, pues, un hombre para la foto, para el silencio, para el confort, un hombre que sentencia a muerte al condenado, pero en su lugar ejecuta a otro que por allí pasaba para que el reo no se despeine ni ensucie el traje.

La corrupción no hacer perder elecciones. El gallego lo sabe. Es el paro, la crisis, el hambre, la miseria. Y está bien. El español vota con el estómago, y ese hecho convierte a Rajoy en un aspirante muy serio a ocupar la poltrona de un sistema que hace aguas, que se ahoga, que pide auxilio y sólo encuentra el silencio de los corruptos y de sus corderos. El tufillo a mierda ya nos resulta familiar.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris