Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Resistir al aborto

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
domingo, 11 de abril de 2010, 20:52 h (CET)
Los bebés que se resisten al aborto y que son desamparados para que fallezcan, es un crimen fiero que el negocio de los chiringuitos abortistas pretenden silenciar, pero que cada año aqueja a millares de criaturas.

Por otra parte, los regentes de las hospitales de obstetricia y ginecología de cuatro centros universitarios de Italia han rubricado un testimonio en el que se obligan a poner todos los recursos para preservar a los niños que sobrevivan a un nacimiento abortivo.

"Ante la hipótesis de que un feto sobreviva a un aborto, hay que tutelar la vida del niño y garantizarle todos los cuidados médicos necesarios para que siga con vida", dice el protocolo que fue aprobado por las universidades laicas; La Sapienza y Tor Vergata y las católicas; Campus Biomédico y La Cattolica, durante la Jornada por la Vida que se celebró en Roma el cual recalcó que: “Un recién nacido, en situación de peligro, es un aquejado y a los pacientes se les protege, no se les mata”.

Con los bebés apresurados, que hayan nacido de forma usual o inducida, el facultativo debe revivir al feto, a menos que se vea con claridad que se trata de un sadismo terapéutico.

Asimismo, en Inglaterra, el Gobierno lo ha reconocido. Según la investigación CEMACH del National Institute for Health and Clinical Excellence, se afirma que “existen muchos bebés que han sobrevivido al aborto”.

Estas criaturas resistentes al asesinato del aborto permanecieron desatendidas sobre un metal gélido. La mitad murieron apenas una hora. Pero se conoce lo sucedido a un niño que tardó diez horas en morir.

¿Cómo es posible que una madre tenga unas entretelas tan despiadadas para abandonar a su hijo a exhalar el último suspiro ante su mirada indiferente?. La explicación está en los fanales, en mirar para otro lado.

El doctor Nathanson, pionero defensor del aborto en Estados Unidos, incluido el de su propio hijo, afirma, arrepentido: "La Humanidad hoy se arrepiente de la esclavitud de ayer, y pronto se avergonzará del crimen del aborto" .

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris