Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Susi, la elefanta presa, oculta y moribunda

Julio Ortega Fraile
Redacción
domingo, 11 de abril de 2010, 20:52 h (CET)
La Ciencia, y no Walt Disney, ha constatado que el cerebro de los elefantes supera al humano cuatro veces en tamaño y que posee una prodigiosa capacidad para almacenar información. Se sabe que aprenden y ejecutan tareas de forma precisa sin olvidarlas. También, que reconocen los restos de los cadáveres de sus congéneres, siendo dramáticas sus reacciones ante ellos y que por muy lejos que se encuentren, acuden a visitarlos esporádicamente mostrando cada vez que lo hacen un comportamiento que se puede interpretar como memoria del muerto y dolor por su ausencia.

Podríamos estar hablando de algún animal cuyas reacciones, comparadas con las del ser humano, no tuviesen semejantes analogías y aún así daría lo mismo, porque el respeto que todos ellos merecen no puede ser establecerse según la similitud con nuestra especie, sin embargo y entrando por un instante en el cruel juego del especismo, en esta ocasión encima nos referimos a una criatura que comparte con el hombre ciertas aptitudes, sentimientos y conductas fundamentales.

Ahora conozcan a Susi, una elefanta cautiva en el Zoo de Barcelona desde 2002, al que llegó tras pasar años de soledad absoluta en un Parque de Alicante. Estos seres tienen una necesidad vital de estar rodeados de los suyos y por eso su relación con Alicia, otra elefanta allí encerrada, se convirtió en una dependencia mutua que parecía mitigar un poco el triste destino de ambas en un entorno tan distinto del que su naturaleza demandaba. Pero vivir en un zoo implica para los animales, entre otras aberraciones en su comportamiento debidas al aburrimiento, al estrés, al miedo, a no poder relacionarse y a la falta de espacio, que se traguen todo tipo de objetos a su alcance, incluidos los juguetes que en ocasiones los niños les tiran.

Y así ocurrió, que en 2008 decidieron matar a Alicia por un agravamiento en sus continuos problemas estomacales. No se molestaron los encargados del zoo ni en realizar tan triste operación sin público, y ésta comenzó con el lanzamiento de dardos calmantes delante de los alumnos de un colegio que estaban visitando las instalaciones. Por supuesto también de Susi, que vio morir a su compañera y en el colmo de la ignorancia malsana del personal responsable, fue testigo de cómo seccionaron su cuerpo con una motosierra, dejándole que pasara toda una noche junto a esos restos sangrientos, pues no los retiraron hasta el día siguiente. Recordemos el sufrimiento que a los elefantes les causa la muerte de los miembros de su especie y sobre todo, si son de su manada.

Susi se quedó sola y enferma y fue empeorando hasta tal punto, que a día de hoy no permiten que sea contemplada por los ciudadanos, ya que su aspecto es terrorífico: las costillas se le pueden contar, presenta heridas en las orejas y los huesos de su cráneo aparecen fuertemente marcados. También sufre desmayos. Susi se está muriendo y no es éste un hecho reciente ni que pueda sorprender a nadie, pues ya hace mucho que el Colectivo LIBERA denunció lo espantoso de su estado y pidió que fuera trasladada a una reserva, pero en aquel entonces, los mismos responsables del Zoo que hoy la esconden del público, afirmaron que se encontraba en perfectas condiciones. Y eso tuvieron la desfachatez de asegurarlo cuando ya era patente su deterioro físico, pues además de padecer afecciones digestivas, de comerse hasta las chucherías y los envoltorios que le arrojaban e incluso de ingerir sus heces, realizaba continuamente movimientos repetitivos de modo compulsivo.

En aquel momento mintieron de forma consciente y hoy, siguen sin querer ofrecerle la oportunidad no ya de recuperarse, que dada su degradación acaso no sea posible, pero sí de que al menos pase sus últimas horas con otros elefantes en el Safari Sigean de Francia, donde están dispuestos a recibirla y a prestarle los cuidados que requiere. Sin embargo, por alguna extraña y perversa razón, el Zoo de Barcelona prefiere alimentar su agonía esperando a que muera sin haber cumplido todavía los 40 años, cuando el promedio de vida para estos seres en libertad está entre los 60 y los 70.

La crueldad tan profunda y prolongada que están mostrando con la desdichada Susi, una elefanta destrozada física y psíquicamente por culpa de su encierro en el zoo y de las condiciones a las que en él se ha visto expuesta, es como para que todos nos unamos expresando nuestra repulsa tanto al Director de las instalaciones como al Ayuntamiento de Barcelona, y apoyando la campaña que desde hace tiempo llevan a cabo LIBERA, FAADA y BORN FREE FOUNDATION, exigirles que muestren un mínimo de dignidad, de sensibilidad y de cordura, ya que hasta ahora sólo han sido pródigos en necedad, egoísmo y encarnizamiento, no permitiendo que lo que a este infortunado animal le quede de vida, transcurra disfrutando de la libertad, de las atenciones y de la compañía de otros elefantes, derechos que le han sido negados durante tantos años en nombre de los beneficios económicos de algunos humanos, los mismos a los les gusta vender su supuesta faceta de ecologistas y conservacionistas. Valores, éstos, difíciles de hallar cuando la realidad nos encoge las entrañas sabiendo de un animal enfermo y condenado a cadena perpetua. Pero eso sí, bien oculto en un intento de que ignorancia, indiferencia y olvido se den la mano, para que nadie perturbe la tranquilidad de conciencia de estos mercaderes hasta que descuarticen a Susi, como ya hicieron con Alicia.

Quién sabe, tal vez con lo que encuentren en su estómago, entre banderines, juguetes y golosinas, que de todo eso ha comido en el Zoo de Barcelona, puedan abrir un kiosco y venderles tales productos a los niños que allí acuden para ver cómo son los “animales salvajes”. Alguien debería explicarles que ese lugar alberga prisioneros, algunos moribundos, que en nada recuerdan a sus compañeros en libertad. ¿Es Guantánamo un centro con funciones pedagógicas y lúdicas a propósito para conocer las pautas de comportamiento y emociones del ser humano?

Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris