Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

Dañado por el control de daños

Ruth Marcus
Ruth Marcus
viernes, 9 de abril de 2010, 22:03 h (CET)
WASHINGTON - Es una máxima de la defensa penal que el delito de encubrimiento es más grave que el delito encubierto. Los abogados de la defensa advierten a sus clientes que es probable que tengan más problemas por lo que hacen tras el delito en cuestión - mentir, destruir pruebas, manipular a los testigos - que por el delito en sí.

Me gustaría proponer un corolario de las relaciones públicas políticas: la respuesta defensiva es siempre peor que la propia estafa. En otras palabras, lo que puede enterrar a un funcionario público no es el error inicial sino lo que él o ella hagan después. La prueba A de la acusación es Gobernador de Virginia Bob McDonnell. La prueba B es el secretario del Comité Nacional Republicano Michael Steele.

Estoy pensando en la decisión de McDonnell de declarar abril Mes de la Historia de la Confederación - en contraste con sus dos predecesores Demócratas y sin la referencia a la esclavitud incluida por el anterior gobernador Republicano del estado, Jim Gilmore.

Estúpido, sí. Realmente estúpido, sobre todo teniendo en cuenta que la declaración destaca "los sacrificios de los líderes, los soldados y los ciudadanos confederados durante el período de la Guerra Civil". Más estúpido aún - y mucho más perjudicial políticamente - fue que McDonnell no cambiara inmediatamente de opinión y su explicación de por qué no se hace referencia a la esclavitud: "Había muchos aspectos enfrentados entre los estados. Obviamente, la esclavitud estaba presente. Implicaba otras cuestiones. Pero me centré en las que yo creo fueron más importantes para Virginia".

McDonnell finalmente dio marcha atrás, admitiendo una "omisión importante" y modificando la declaración para denunciar "la práctica perversa cruel e inhumana" que condujo a la guerra. Este cambio radical de postura era totalmente previsible. La única sorpresa fue que McDonnell tardara tanto tiempo.

Compare esto con la gestión mucho más diestra por parte de McDonnell de la polémica de la campaña a cuenta de su tesis doctoral, durante la que declaró inmediatamente que el documento, con sus posturas antifeministas y homófobas, era "simplemente un ejercicio académico que claramente no refleja mis puntos de vista".

Steele ofrece un ejemplo diferente de cómo no se capea una polémica. He de admitir cierta simpatía por la mala fortuna del secretario: no debería ocupar ése puesto, pero el delito particular que se le imputa - sacar de juerga a un club de mala nota de temática sado a los donantes a expensas del Comité Nacional Republicano - no es culpa suya.

Los secretarios de los partidos no estudian minuciosamente los recibos presentados por los subalternos.

Pero Steele, que parece capaz de superarse sin descanso, abrió su propia tumba al aceptar la invitación de George Stephanopoulos a decir en la ABC que como afroamericano tenía "un margen de error mucho más estrecho" del que tendría otro secretario.

"La respuesta honesta es sí", dijo Steele. "Simplemente. Barack Obama tiene un margen más estrecho... Eso es sólo la realidad misma". Esta no era, por cierto, la primera metedura de pata de Steele en la materia: "No veo las crónicas acerca del funcionamiento del Comité Nacional Demócrata que veo sobre esta cuestión. ¿Por qué?" dijo Steele en el curso de una entrevista con la revista Washingtonian publicada en su edición de febrero. "¿Es porque Michael Steele es el secretario, o es porque un negro es secretario"

Jugar la baza racial pocas veces es una decisión inteligente. Obama lo sabe. Cuando David Letterman le preguntó si el racismo tenía algo que ver en la oposición a su plan sanitario, Obama fue lo bastante rápido para rechazar la invitación que aceptó Steele. "Es importante darse cuenta de que en realidad yo era negro antes de las elecciones", dijo.

Admitir un error no es fácil para nadie, y menos para los políticos. Señalar a los demás es la respuesta natural, incluida la gente en política. El político inteligente, aunque el infrecuente, es aquel que entiende el daño que puedes causarte durante el control de daños.

Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris