Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Algo más que palabras   -   Sección:   Opinión

Los bosques

Víctor Corcoba
Víctor Corcoba
jueves, 8 de abril de 2010, 06:57 h (CET)
El verde del planeta va perdiendo color y oleaje, a pesar de ser indispensable para el mantenimiento de todas las formas de vida. Consecuentemente, el ser humano tiene que tomar otras poéticas existenciales. Vivir de modo diferente. Hay que alzar la voz contra los contaminadores de la marea y llamar a la conciencia de los inconscientes. Falta racionalidad en el uso de la tierra. Sería bueno extender la receta de Gabriela Mistral para combatir el contagio, la considero medicina regeneradora, a poco que la llevemos a los labios del alma: “Donde hay un árbol que plantar, plántalo tú. Donde haya un error que enmendar, enmiéndalo tú. Donde haya un esfuerzo que todos esquivan, hazlo tú. Sé tú el que aparta la piedra del camino”.

Ni los azules son lo que fueron, ni los verdes se balancean por los territorios del aire, con la diversidad de aromas que precisamos para hospedarnos, y así, poder sentirnos arropados por la savia del mundo vegetal. Emprendamos, pues, la labor de reverdecimiento de la tierra. La degradación de los bosques degrada al propio corazón del hombre. La reforestación es la gran asignatura pendiente en el mundo. Puede ser una oportunidad histórica para la humanidad ahondar en el problema y ver que los modelos económicos basados en el “mero consumo” son destructivos para todo, también para el medio ambiente. Por aquello de hacer patria, nos alegra que España sea el segundo país con mayor superficie forestal de Europa, por detrás de Suecia.

Empleemos la inteligencia, el poeta que todos llevamos dentro, en tutelar mejor nuestros bosques. Son un seguro de vida. No es humano ni responsable agredir la madre naturaleza. Hemos arbolado una economía globalizada. Ahora es el momento de unirnos todos y arbolar de follaje el planeta. Mares azules y mantos verdes alzan hogares vitales, que no se pueden expropiar ni apropiar disparatadamente, son de uso universal, lo que exige una visión ética de utilización sostenible y responsable de los recursos naturales. Manos al corazón y pasos adelante.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris