Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Satanás se vale de los vanidosos

Piedad Sánchez de la Fuente
Redacción
miércoles, 7 de abril de 2010, 10:10 h (CET)
Voy a hablar de amor, de amor a la Iglesia que es mi Madre y está siendo atacada desde todos los flancos: en la prensa, en la serie de TV, en la radio y por toda persona o institución que curiosamente no tienen ni idea de lo que es, ni la conocen, ni les importa, lo que quieren es hacerle daño desprestigiando sus ideas y a las personas más representativas.

Los cristianos del siglo XXI no podemos quedarnos con los brazos cruzados y las boquitas cerradas. Hay que defender lo que amamos pero a la vez comprender que el mal trato a la Iglesia siempre ha sido el objetivo de la maldad que el demonio reparte por la tierra. Por supuesto tenemos que denunciar todas las injusticias, incluso las que se producen dentro de la Iglesia y que son tan repugnantes como el abuso de menores. La Iglesia es santa porque su fundador Jesucristo es el Hijo de Dios y el Santo de los santos. Pero las personas que la componemos somos seres humanos igual que todos, egoístas, soberbios, envidiosos, lujuriosos y hacemos del dinero y del poder unos dioses que son los que adoramos, somos eso, y mucho más. Pero, cuando por encima de todo eso, tenemos fe en un Dios Misericordioso acudimos a El a pedirle perdón y ayuda para luchar contra las malas tendencias que tenemos dentro.

Hace muchos años el Papa Pablo VI dijo que el humo del infierno se había metido en la Iglesia para intentar destruirla. Hoy, no es solo el humo de Satanás, es el mismo Satanás dentro de toda la sociedad sea cristiana o nó destruyendo los valores humanos. La otra noche viendo la película La Pasión de Cristo, de Mel Gibson, es tan impresionante y realista que vi todo esto que pienso con tanta claridad cada vez que el demonio salía en pantalla entre la gente que vociferaba contra Jesús de Nazaret, con una sonrisa suave y unos ojos llenos de malignidad, a la vez que llevaba un bebe en sus brazos un demonio pequeño, con una cara de maldad impresionante. Esas escenas me hicieron pensar que ahora pasa lo mismo, el demonio está entre nosotros destrozando todo lo humano y decente que aún nos queda. Por, eso triunfan las leyes asesinas, las ciencias desbocadas y sin freno, Satanás se vale de los vanidosos, de los rencorosos y soberbios y de los ignorantes, inspirándoles palabras y actitudes duras que duelen pero que no hacen daño porque el Evangelio lo dice claro “Las puertas del infierno no prevalecerán contra Ella”.

Todavía no he leído, ni escuchado, ni visto nada que hable bien de los miles de misioneros que se dejan la vida en países lejanos ayudando en todo a sus habitantes, hasta perder la vida asesinados a veces, ni tampoco un elogio a los miles de monjitas que dejan su vida en tierras lejanas o en un barrio marginado de una gran ciudad. Y en la civilización y la vida que nosotros vivimos cuántos sacerdotes que han renunciado a todo por seguir a Jesús y ayudar a sus hermanos heroicamente, tampoco he oído elogios. Y seglares, que viven en medio del mundo tratando de impregnar con el buen olor de Cristo, oficinas, fabricas, universidades, colegios y todos los ámbitos donde haya un trabajo honrado. De todo esto no se habla y si se habla se habla mal.

El amor de madre, es el amor más puro y más grande que hay nada como el. Pues hay madres que tiran sus hijos al contenedor de basuras o lo dejan morir en un portal ¿por esas madres infames vamos a dudar de las demás? No, por supuesto.

Entonces ¿Por qué dudamos de la Iglesia porque haya unos miles de tarados que actúan de manera obscena? Pues si los metemos a todos en el mismo saco estamos siendo injustos, pero el Señor para darnos fuerzas ha dicho que permanecerá con nosotros hasta el fin de los tiempos, de modo que estáis perdiendo el tiempo queridos ignorantes, yo os recomendaría leer el Evangelio donde está toda la verdad. Y, ahora me asalta una duda ¿querrán suprimir las corridas de toros para que los corrales de las plazas queden vacíos y llenarlos de leones y más fieras para poder echar a los cristianos al ruedo si no reniegan de Dios? Podría ser si seguimos así, entonces pasará como ahora los que tengan dinero pagarán para ver el espectáculo “insitu” los que no lo tengan buscarán algún sitio para verlo como puedan.

Felices Pascuas de Resurrección.

Noticias relacionadas

Catalunya, el árbol que no deja ver el bosque

El PP, con la Constitución tapa su corrupción

El valor y la valía

Se requieren gentes de valor que perseveren, dispuestos a plantarle corazón a esta escalada de contrariedades que nos dejan sin aliento

De la Constitución de 1812 a la de 1978

Hay que releer las constituciones derogadas antes de reformar la vigente

Turull y Rull

La viñeta de Carla

¡Aprovecha el instante! ¡Aprovecha el día!

Cada ser humano y cada alma es un microcosmos en el macrocosmos universal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris