Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Lo de la mezquita de Córdoba

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
miércoles, 7 de abril de 2010, 09:55 h (CET)
En un acto de clara provocación de un grupo organizado de islamistas, apoyados por la izquierda andaluza, tuvo lugar el miércoles santo, un serio incidente, que si no llegó a mayores, fue por la oportuna intervención de la policía. Con la pretensión de rezar en la catedral cristiana, un grupo de turistas musulmanes austriacos, se enfrentó a los guardas de seguridad del templo, en el que se prohíben cultos no cristianos.

Para esclarecer un tanto el evento, hay que decir que este incidente nada tiene que ver ni con alianzas de civilizaciones, ni derechos democráticos, ni con ecumenismo (sólo entre cristianos), evitando falsos sincretismos (cultos compartidos).Aquí no vale todo.

Los católicos bien formados saben que no todas las religiones son iguales ni verdaderas.

Que nada tiene que ver Cristo con Mahoma. Que Alá no es el Dios uno y trino. Que el Corán no es el Evangelio y que el fanatismo es lo opuesto al amor. No se debe olvidar que la catedral de Córdoba está asentada sobre un antigüo templo cristiano, destruído por los musulmanes para construir la Mezquita.

Es inaceptable que un lugar sagrado se emplee la violencia organizada y coordinada.

A ningún grupo cristiano se le ocurriría ir a una Mezquita a rezar, pues provocaría una reacción en todo el mundo del Islam de resultado impensable.

Noticias relacionadas

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora

Rufián situacionista

La política institucional ofrece diariamente los más chuscos espectáculos

Planck y el cálculo

Max Planck revolucionó la Física de su tiempo y es un modelo de integridad moral
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris