Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Lencería fina   -   Sección:   Opinión

Baqueira se les quedó pequeña a los Príncipes

Teresa Berengueras
Teresa Berengueras
@berealsina
domingo, 4 de abril de 2010, 08:38 h (CET)
Esta semana la revista Hola nos ha sorprendido con una exclusiva, Leonor, la hija mayor de los Príncipes de Asturias aprende a esquiar. En las fotografías la princesa Letizia, de blanco y negro y con zapatos de montaña que no de esquí, acompañada de su madre Paloma Rocasolano y también con ellas Sofía, la hija pequeña de los Príncipes, ni una fotografía del Príncipe, en el texto dicen que está pero él como ya no es un amateur en las lides de deslizarse por pistas blancas se ha ido lejos. Los fotógrafos de las agencias Target y Prisma firman el reportaje que en la portada se anuncia claramente como “exclusiva”. Ocho páginas de la familia en la nieve, la princesa no esquía y sólo está pendiente de Leonor, exactamente lo mismo que la abuela materna. Los reales personajes van muy abrigados, la nieve es blanquísima y las dos hermanas, quizá por primera vez en la vida, visten distintas. Letizia lleva colgado el teléfono móvil en el cuello, de vez en cuando está pendiente de él y aunque en el Hola dicen que Letizia toma imágenes de ese momento trascendental en el que su primogénita da las primeras clases calzada con los esquíes esta foto existe, yo la he visto idéntica en otra colección que no publica el Hola pero si un blog en francés bajo el título de “Princess Watchers”, las fotos las firma Profimedia y el texto Cécile. Aquí se especifica que las vacaciones son en Suiza.

En las ocho páginas del Hola están todos los datos que les estoy relatando pero una ausencia, en ningún párrafo del texto ni en los pies de las fotografías se dice en qué lugar los Príncipes y su familia están esquiando, ¿lo olvidaron?, muy extraño en una revista como Hola que se permite todos los lujos posibles en cuanto a pagar muy bien a sus reporteros y a las agencias que les venden sus reportajes, se les supone capacitados para ejercer bien su trabajo, su semanario está en los salones de los palacios de la realeza mundial, la difunta Diana de Gales la llevaba en su mano cuando iba de viaje, entretiene, no aburre, edita en buen papel y las fotografías generalmente están muy cuidadas, se ocupan de que los personajes queden contentos cuando se ven en sus páginas.

Por eso, ante tanta profesionalidad, me extrañó que en parte alguna del reportaje aparezca el nombre de la estación de esquí en el que están hechas las fotos, un buen profesional cómo es el director de Hola nunca debió olvidar este detalle, contar el atuendo de Letizia no es noticia, el lector ya lo ve en las fotos teleobjetivo que hayan empleado los paparazzi al captarlas. Telefoneé al Hola para preguntar el porqué de no publicar en qué estación de esquí estaban tomadas las fotos y me contestaron, desde el departamento de publicidad, porque en la redacción nadie respondía: “Muy probablemente no lo han puesto por cuestiones de seguridad”.

Después de la exclusiva de Vanity Fair, después de la exclusiva de El País, le tocaba, sin duda, al Hola, era de ley como se suele decir, tantas portadas con halagos hacia el trabajo bien hecho de Letizia por parte de Hola merecían al menos unas fotografías en la nieve ahora que falta poco para que ya se luzcan en las revistas los primeros bikinis. Parece inconcebible pero es así, la vida es la vida y muy dura también para los periodistas, no olvidemos que la Princesa antes de serlo lo fue, conoce a muchos profesionales y desde su puesto de honor ahora puede escoger, ¿quién se lo impide?

Ya llevábamos mucho tiempo viendo cómo en sus “vacaciones privadas” (casi siempre llevadas a cabo en lugares idílicos lejos de España) nadie, absolutamente nadie, conseguía pillarles, ni los paparazzi más hábiles, ni los que lo pueden todo, pues bien este año tocaba, ¿quién se ha ido de la lengua?, nadie de la Casa Real, por supuesto, así me lo comentan en el departamento de prensa a quienes llamo para contrastar, que nadie se quede fuera de las leyes más estrictas del periodismo, yo escribo lo que me dicen, luego créanlo o no. En prensa de la Casa Real me especifican: “Los Príncipes están de vacaciones privadas, nosotros nos encontramos con el reportaje. No somos nosotros quiénes hacemos esta información, los Príncipes han sido sorprendidos”

Les digo que me extraña mucho que no figure en el reportaje el nombre del lugar donde están esquiando: “Nosotros no sabemos donde están los Príncipes, te puedo decir que el Domingo de Pascua estarán en Palma de Mallorca, nada más y sí, hemos leído el reportaje y hemos visto que no figura el lugar, pero este no es asunto nuestro. La decisión de no publicarlo habrá sido del editor o bien de los fotógrafos que han hecho este trabajo, pero, repito, sobre este tema nosotros no podemos decir nada. Nunca está en nuestro ánimo decir ni a los editores ni a los profesionales cómo tienen que realizar su trabajo y mucho menos darles ninguna instrucción, no forma parte de nuestra forma de hacer. Así de sencillo”. Hablo con un periodista, sabe las reglas del juego de la profesión y hace su trabajo estrictamente y habla con mucho sentido del humor.

La primera aparición que Letizia antes de casarse hizo en la nieve fue en Baqueira, unas pistas muy familiares para toda la familia Real española en donde el Rey, la Reina, la Infantas y el Príncipe estuvieron deslizándose durante años, los Reyes hace años que dejaron este deporte, al menos al Rey en Baqueira ya no se le ha visto más, tampoco a la Reina, pero sí a las Infantas muy especialmente a Cristina ya que le cogía, mientras vivió en Barcelona, mucho más cerca que cualquier otra colina española con nieve. De hecho las últimas vacaciones de fin de año, ya viviendo en Washington, estuvieron esquiando con toda la familia y con su hermana la Infanta Elena y los hijos de ésta.

Después jamás se vio a Letizia en la nieve, han dicho que como no sabía esquiar y es muy perfeccionista en todo había aprendido en las pistas de nieve artificial en Xanadú, al lado de Madrid y luego en su viajes privados con el Príncipe en pistas extranjeras de lujo a las que van las grandes personalidades y que si en estos días en Suiza no ha esquiado ha sido porque ha hecho de mamá a todas horas, los que se apuntan al rumor día sí otro también especulando en que si la Princesa no ha esquiado en Suiza es porque está esperando un hijo, dato éste que aquí ni apuntamos pues es bien sabido que cuando un miembro de la familia real está en estado siempre es noticia en el momento en que la Casa Real emite el comunicado confirmándolo y de manera ajena a todo tipo de rumorología.

También han dicho algunos que los paparazzi (con los que no he podido hablar) que han realizado estas fotografías podrían haber silenciado el lugar de las vacaciones de Semana Santa de los Príncipes de Asturias para que no tuvieran más competencia y así pudieran hacer más reportajes ya que una información de este tipo está muy bien pagada y si son muchos tocan a menos a la hora del reparto. Esta suposición me parece desorbitada, quizá ellos podrían intentar ocultar una información pero la revista que compra tiene que exigir a unos profesionales las normas esenciales del periodismo, por otro lado también creo que, en el supuesto de que el Hola no haya publicado el dato conociéndolo, comete un error grave, la princesa y sus hijas están esquiando en un lugar público por lo tanto no hay nada que esconder, absolutamente nada, máxima transparencia en la información es lo que cabe exigir, los Príncipes se van de vacaciones, ¡qué bien¡ ¿por qué los españoles no pueden saber adónde van y con quién van de vacaciones?

Que yo sepa con nuestros impuestos la Casa Real, presidida por el Rey recibe anualmente para sus gastos una suculenta cantidad que pagamos entre todos, por lo tanto los Príncipes, en esta ocasión, van de vacaciones a nuestra costa con la madre de la princesa, una señora que, gracias a la vía parental, ha pasado de liberada de un sindicato que se autodenomina de clase como CC.OO a vacacionar en sitios donde creo pocos españolitos de a pie pueden hacerlo. ¿Por qué los viajes de los Príncipes en verano, invierno y primavera, tienen que ser siempre secretos? En otras familias reales europeas las transparencia en estos casos es total y hay que recordarles a los Príncipes de Asturias que en el sueldo que cobran de todos los españoles van incluidos ciertos peajes y entre ellos está, tal vez, el de no tener vida privada.

El Rey y la Reina hacen su trabajo como nadie de su familia, son profesionales, pero el heredero inspirado, tal vez, por los nuevos aires que soplan últimamente en Zarzuela se siente fuerte para hacer su santa voluntad, o quizás escucha cantos celestiales a todas horas para hacer y deshacer al antojo de otras personas. Los españoles deberían sentirse muy agraviados por estas ausencias de Felipe y Letizia, nunca antes fue así, los Reyes escogieron para sus vacaciones Marivent y allí han estado desde el pasado jueves. Cuando las Infantas y el Príncipe fueron niños allí acudieron hasta el momento en que Felipe se casa con Letizia y comienzan las novedades en Palacio, después de un tiempo de acudir a Marivent se desaparece, mucho misterio para largos meses después enterarnos que han estado en algún resort de lujo viviendo sus principescas “vacaciones privadas”, que sepamos ni el Rey Juan Carlos ni la Reina Sofía jamás se han escaqueado de forma tan convencional, no seré ingenua, ¡por favor¡ e ignoraré salidas del Rey y la Reina, cada uno por su lado, pero no de “vacaciones privadas”, los Reyes siempre han estado ahí, Felipe inicia una nueva era, quizá precipitadamente, primero hay que dar el callo, mucho, para ganarse a los españoles, ya sabemos que la mayoría son juancarlistas, y después conseguir que Letizia se afiance más allá de su imagen personal.

La imagen manda, pero para llegar al corazón de la España profunda, hay que tener mucho tiento, hay que saber estar y eso no se aprende en toda una eternidad. Mal andamos si en momentos en los que muchos españoles no tienen trabajo, no pueden pagar sus hipotecas y la crisis se ceba en muchos de nosotros los llamados a ser reyes de España tan sólo piensan en sus “vacaciones privadas”. Algunos no nos hemos podido ir de vacaciones pero parte de nuestros impuestos han servido para financiar las suyas. Nacer en cuna real o casarse con un príncipe son privilegios al alcance de muy pocos.

CUSTO RELOJES PARA MADRES Y UNA VELA
Custo Dalmau ha creado dos modelos de relojes para madres modernas, la feminidad es la nota destacable en la colección Summer Passion, la sensualidad de las curvas femeninas se traslada a una original caja de acero de formas sinuosas. Por su parte la correa se convierte en un punto y seguido de la caja y casa sus curvas para combinar de forma original tres tipos de piel. En la colección My Custo Jewel la joya se hace reloj. El trabajado brazalete de acero simula las facetas de un diamante para convertirse, como siempre, en el mejor amigo de todas las mujeres. El cristal y la esfera se camuflan en él y el primero se faceta mientras que en la siguiente la forma de los diamantes se graba elegantemente.

Por otra parte Custo se ha unido una vez más a Damm para realizar un proyecto en el mar. Ha diseñado una vela para el barco de Estrella Damm que va a participar en la regata New York-Barcelona Sailing Record. La vela del barco ha sido originalmente creada para participar en la Barcelona World Race 2010/11, una competición en doble y sin escalas alrededor del mundo. En esta segunda colaboración al vestir el barco de Damm el diseñador catalán ha querido reflejar de nuevo su pasión por la naturaleza y su compromiso con la ecología que enlaza a la perfección con esta forma limpia de trabajar y en este caso de competir que representa la navegación a vela. El diseñador barcelonés ha cubierto las velas de una muestra de la multiplicidad de seres que habitan en la tierra, utilizando su habitual sensibilidad en todo lo referente a la representación de las infinitas tonalidades y formas presentes en la vida. El barco de Estrella Damm permanecerá en Nueva York donde hoy domingo tomará parte en una regata inshore y luego regresará a Barcelona. Custo dio un cóctel en su tienda de Nueva York situada en la 145 Spring Street para celebrar este acontecimiento.

UNA BUENA JAMM EN EL CAFÉ VIENÉS
Cuando Woody Allen y su banda vienen a tocar a Barcelona ya se sabe que el postre obligado es pasarse después del concierto por el Café Vienés, sito en los bajos del Hotel Casa Fuster, para disfrutar de una buen e improvisada sesión de jazz. En el verano del 2007 mientras el cineasta rodaba por las calles de Barcelona un par de sus músicos llenaba cada noche este recinto modernista con su música, Eddie Davis, director de la banda y Conal Fowkes, pianista y cantante, alumbraron este nuevo espacio de jazz en Barcelona y desde entonces cada vez que vienen por aquí aprovechan la ocasión para recordar aquel verano tocando ante sus incondicionales que ya se cuentan por centenares. Esta vez Woody y su banda actuaban en el Palau de la Música, llenaron, deleitaron a los asistentes y nada más terminar el recital acudieron al Café Vienés donde un nutrido público les esperaba junto con algunos de los nombres más conocidos del mundillo del jazz en tierras catalanas. Para amenizar la espera comenzó la sesión el pianista Bernat Font, joven, muy joven, ataviado con chistera, chaleco y zapatos en blanco y negro, su música nos llevaba a los tiempos del ragtime y el Cotton Club, pronto otro joven, Juli Aymi, tomó el clarinete y comenzó a desgranar melodías que eran puro jazz de Nueva Orleans mientras llegaban los músicos de Woody Allen. Llegaron los componentes de la banda mientras el cineasta se quedaba en su hotel ejerciendo de padre amantísimo ya que había venido hasta Barcelona con su esposa y sus hijas, pronto subieron al escenario y fueron tocando diversos temas de su repertorio mientras sus colegas presentes en la audición iban subiendo al escenario de manera alternativa. No podía faltar Oscar Font, alma de los conciertos que cada jueves se celebran en el local, ni el pianista Ignasi Terraza que tocó a cuatro manos junto a Conal, ni Marcelo de Castro a la percusión, pero la sorpresa de la noche llegó cuando la vocalista Susana Sheiman, que estaba tomando una copa en la barra, subió al pequeño escenario y nos deleitó con su sorprendente voz. Todos los músicos de la banda pasaron, en un momento u otro, por el escenario y nadie veía llegada la hora de terminar la improvisada sesión de jazz a pesar de que al día siguiente, lunes, tocaban en La Fenice de Venecia, y es que estos maestros del jazz se encuentran a gusto cuando tocan en el Café Vienés donde esa noche se descubrió una placa recordando aquel verano del 2007 cuando alguna noche, por sorpresa, aparecía Woody con su clarinete y acompañaba a Eddie y Conal como un músico más.

Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris