Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Disyuntivas   -   Sección:   Opinión

Muchedumbres imperfectas

Rafael Pérez Ortolá
Rafael Pérez Ortolá
domingo, 4 de abril de 2010, 08:33 h (CET)
Comenzaré y finalizaré el comentario de hoy con frases del genial músico y compositor Yehudi Menuhin, entresacadas de sus respuestas a una entrevista publicada en la Revista de Occidente. La primera de ellas dice así:”El hombre es el compromiso, el vehículo, entre lo aprehensible y lo inaprehensible”. El campo para las actuaciones es inmenso, por que los límites de ambos campos están en el INFINITO. Además, el tiempo modifica las circunstancias, lo imposible hoy pouede estar pronto a nuestro alcance. Si de verdad constituimos ese vínculo, estaremos en pleno huracán con los confines abiertos de manera permanente. Sobre dichas apreciaciones, cada hombre se enfrenta a sus huracanes personales, con sus peculiaridades y enigmas. La complejidad es notoria, la de un solo sujeto aislado será enorme; la de una muchedumbre supera las medidas al uso, es inabarcable. Como deducción, y desde ese aserto, perfecciones las justas, y aún deben estar por descubrir.

A medida que uno observe sus RELACIONES con el resto del tejido social, las fibras de dicha trama se muestran con sus diferentes consistencias. Desde los padres y todo el elenco familiar precedente, los rasgos actuales del grupo social acompañante, la genética con sus mutaciones o fijaciones de extenso alcance. Luego sobrevienen las influencias y presiones del presente existencial; y aún nos vemos propulsados por el proyecto general cuando se orienta hacia el futuro. ¿Qué pintamos realmente en esta panorámica? Acaso pensemos que todo nos viene dado y tengamos una labor de meros acompañantes.

Las grandes dimensiones son evidentes, están ahí; bien por exceso de datos conocidos que no abarcamos o por la profundidad de los abismos oscurecidos por los misterios que no comprendemos. Aunque resulte paradójico, y cada persona sea un núcleo pequeñito en esos universos; una vez aterrizados aquí, nos hemos convertido en una OPCIÓN irrenunciable. ¿En qué sentido tomaremos esa dirección? ¿Asumiremos ese reto? Dependerá del programa instalado en nuestras cabezas, como si fuera en un ordenador; será quien module un determinado GRADO de CONEXIÓN con el resto de la gente y con el mundo. Por razones obvias, no será posible la desconexión total, por que instalados ya estamos; ahora bien, el silencio participativo es una opción que nos anula como personas, pero disponemos de esa posibilidad. El juicio y el razonamiento nos posiciona, por el contrario, en la fascinante realidad personal, como un programa activado, expuesto a los avatares cotidianos, pero mediante una presencia digna, atrevida y responsable. Sin embargo, la pereza y la comodidad nos dejan muchas veces a mitad de camino, adoptando los aires, las conductas, de las muchedumbres amorfas, muy dadas al seguidismos irreflexivo. De ese programa que logremos aplicar, bien instalado en cada cerebro, dependerán los despropósitos o maravillas que acabemos disfrutando. ¿Nos instalaremos? ¿Nos arriesgaremos?

Derrida no me acaba de llenar, por que tanto deconstruir y hacer limpieza general, no me deja aportaciones positivas donde agarrarme. No obstante, su concepto de la “desistance” equivaldría en cierto modo a una DESINSTALACIÓN de todo aquello que osara introducirse en mis maneras de ser, sin mi permiso. Muy en su línea. Pero, esa libertad por desinstalación es falsa, porque nos deja en cueros y sin posibilidades. Uno no puede partir del cero absoluto; ni puede limpiarlo todo ni puede crear de la nada, otra cosa es que muchos lo afirmen. Quedémonos por el momento en esa imperfección, en singular y en plural, simplemente por que somos así, aún no pertenecemos a otras galaxias, ni somos seres sintéticos. Si llegaremos o no, cada uno valore sus posibles.

De tanto decirnoslo, hemos llegado a creer que andamos detrás del mundo perdido, melancólicos y compungidos. Es una mentalidad de ARCHIVEROS, erigida también bajo premisas falseadas. Somos tan complejos como inclasificables; mucho peor si al fin incluimos el pasado, del que se acumulan datos. Por lo tanto, archivos extensos e incompletos a la vez, inabarcables e insuficientes, entrañan esa paradoja. Así ocurre por ejemplo con los actuales memoriones de la historia, incapaces de recordar sus actuaciones de dos días consecutivos; a quienes se les escapan numerosos hechos históricos. A la vista está que pretenden embaucarnos con legajos y declaraciones, sin dar lugar a la reflexión autónoma de cada quien. El archivo es objeto de manipulación, su complejidad es reacia a las respuestas sencillas y simples.

Para los sencillos trotamundos de chándal y zapatillas, la inmensa mayoría, alejados de los poderíos presuntuosos; son más visibles las miserias que las maravillas. No damos abasto para cuidarnos de las catástrofes naturales, favorecidas o no por las actuaciones humanas. Asesinatos de cualquier orientación o ramalazo. Pederastas y protagonistas de brutalidades sexuales inclementes. Políticos que son la encarnación del demonio. Usureros poderosos. Espolvoreadores de miserias, maliciosos y con frecuencia mentirosos. La imperfección es acumulativa y desastrosa. ¿No habrá lugar para un gramo de optimismo? Si esta fuera la realidad, no se entiende como no salimos a escape por la próxima puerta de emergencia. Sin embargo, los de la muchedumbre vivimos en un contrapunto curioso, sobre un auténtico ICEBERG de la ARMONÍA…subyacente, me explicaré. En la reducida superficie que permanece accesible, se codean toda clase de malandanzas; allí es difícil ubicarse en zonas donde predomine la ilusión y la esperanza. Nos mantiene un sentimiento latente, intuimos la enormidad cósmica, enigmas y caos; con una armonía de fondo que descubrimos en ligero goteo. ¿Provienen del resto sumergido del iceberg? Quizá por eso, entre agoreros y malversadores, seguimos añorando ese futuro soñado. O sea, el conjunto de la gente surcamos por las imperfecciones, navegamos mejor o peor; confíemos en mantener el pequeño núcleo de la decisión propia. Parece más reconfortante la persecución de la mencionada armonía… por el momento todavía sumergida.

Por otra parte, el DESFILE de los PURISTAS se sirve de una retahila de representantes. Si les escarbamos por dentro, poco a poco surgen auténticas madrigueras de las peores alimañas. Para complicar las cosas, si los componentes de esas retahilas fueran personas íntegras y equilibradas, ¿Qué uso harán de sus cualidades los que van con otras intenciones? En el devenir histórico surgen elementos “puros”, unos detrás de otros, cada uno como paladín de un pretendido valor absoluto. Citemos algunos. Fundamentalismos variados. El ecologismo radical a favor de algunas cosas, zorros o tigres, pero indiferentes ante el aborto; con respecto al toro, depende del idioma en que se hable, incluso sale a relucir el clítoris en sus debates, mientras no se habla ni un ápice de la corrupción en Cataluña. El capital y el Mercado ejercen de jefes supremos. El régimen perfecto del comunismo. Por lo que volvemos a Menuhin, “¡Trate de vivir en uno de esos ambientes puros!”.

La gente se enfrenta a múltiples dificultades y defectos, pero el purismo erigido en controlador, ahoga de la peor manera aquel núcleo de la dignidad personal, destroza sus vidas.

Noticias relacionadas

¡Qué escándalo! ¡Qué escándalo!

“Una nación no se pierde porque unos la ataquen, sino porque quienes la aman no la defienden” Blas de Lezo y Olavarrieta. Almirante español (1689-1741)

García Albiol, el sheriff de Badaolna

Perfiles

Los políticos catalanes optan por enfrentarse a la Justicia

El todo vale, el no me da la gana o el me rebelo contra la autoridad española, se han convertido en el leitmotiv del separatismo catalán. El anarquismo se impone

Críticas a refranes (I)

El objetivo de este artículo de opinión es efectuar una crítica a determinados refranes

Hedonismo de Epicuro

El epicureísmo es una escuela filosófica helenística
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris