Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

La corrupción política y la clase media

Mario López
Mario López
sábado, 3 de abril de 2010, 08:37 h (CET)
Las elecciones italianas han puesto de manifiesto la ilimitada tolerancia que existe en nuestras sociedades con la corrupción. Los ciudadanos de clase media han asumido que los políticos son unos chorizos e, incluso, que ellos mismos lo serían si pudieran. Las familias acomodadas están por los políticos que les garanticen su bienestar, sin importarles lo más mínimo el dinero que se llevan a la sordi, aunque ese dinero pudiera servir para ayudar a los más necesitados.

El socialismo aportaba justicia social y la religión, caridad. El ciudadano de clase media de hoy en día pasa radicalmente de socialismo, y de la religión le interesa, más que la suma teológica de Santo Tomás, la suma de celebraciones festivas: primeras comuniones, bodas y bautizos. Vaya, como a los restaurantes de carretera. Al no haber un control por parte del Estado, ni una autoridad religiosa que lo reemplace, los ciudadanos de clase media practican la moral del hortelano: “No tocándome las lindes, haga usted lo que le venga en gana”. Es una pena que esta sociedad dependa de una clase social tan sumamente rústica y abyecta, y esté gobernada por una panda de ladrones profesionales sin escrúpulos. El pobre de hoy en día es el paradigma de pobre del que hablaba Jesucristo; no me cabe la menor duda.

Noticias relacionadas

¡Partidos, idos! (parte 3)

La operatividad representativa ha de ser complementada con una directa participación ciudadana

Indultos. No pueden detener la Justicia, pero la puentearán

“Devuelva la mosca, amigo, y deje en paz su sangre que harto la han de necesitar las chinches de su cama. Devuelva la mosca” .Evaristo Carriego

Reforma eclesiá

Corregir los fracasos eclesiales sin contar con la autoridad de la Biblia conduce al fracaso

Elecciones en Andalucía

Un parlamento hasta ahora incompleto

La acción conjunta

Se nos olvida que la cultura permanece, que es nuestra continuación en el tiempo, y que perpetúa la vida de cada cual en su universalizada entidad diversa
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris