Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Coherencia cristiana

Elena Baeza (Málaga)
Redacción
jueves, 1 de abril de 2010, 08:32 h (CET)
Hemos iniciado la Semana Santa, con la celebración del Domingo de Ramos o de las Palmas una verdadera fiesta en la que participa con fe el pueblo católico. Es hermoso contemplar los rostros de pequeños y adultos portando las palmas en sus manos y entonando cantos dedicados a Cristo Rey.

A propósito de las palmas, recuerdo siempre el aprecio que me transmitió mi madre por llevarlas a casa, decía que había que tenerlas en sitios visibles para ahuyentar al demonio y también para recurrir a ellas en tiempos de conflictos o necesidades urgentes. ¿Y, porqué no ser respetuosos con estas tradiciones?

Millones de personas van a participar en procesiones y ceremonias litúrgicas, preparadas durante meses hasta el más mínimo detalle según una tradición que se remonta a varios siglos atrás. Con sus matices regionales, la Semana Santa se celebra en todas las ciudades y pueblos españoles con una sincera religiosidad y una notable participación popular. Las imágenes no engañan y desmienten rotundamente cualquier prejuicio que pretenda ignorar la evidencia de que una gran mayoría de españoles considera a la religión católica como parte sustancial de sus creencias personales y sus comportamientos sociales. Lo más normal es que las personas no nos avergoncemos de los nuestros. Al contrario, solemos manifestar un orgullo legítimo y un agradecimiento vigoroso a quiénes nos han traído al mundo y nos han educado con su generosidad y su ejemplo.

Por eso, no tendría sentido vivir la Semana Santa con medias tintas o con mentalidad de cumplimiento. Hay que vivirla a fondo, con radicalidad, aprovechándola para hacer una parada en el camino, para reflexionar, para revisar la vida, para contemplar el inmenso amor de Dios que se nos ha manifestado en Cristo y que debe producir un cambio significativo en nuestra vida. También deberíamos descubrir nuevos cauces para proyectar ese amor en los hermanos, especialmente en los más necesitados, y potenciar la dimensión evangelizadora de la Semana Santa.

Noticias relacionadas

Una economía plenamente solidaria

Hoy se requiere una fuerza copartícipe mundializada, donde todo individuo se sienta responsable de los demás, y cada cual sea honesto consigo mismo

Operación serrín y estiércol en el Congreso de los Diputados

Ni azar ni nervios descontrolados

Cuando no hay espacio para más y aun así… nos apretamos

Es realmente emotivo, y posiblemente recuerdes durante años la mirada del perro cuando le pusiste la correa

Tararí, tararí, periodo electoral

¡Qué destructivo es la suma del orgullo, vanidad, egolatría e incultura!

La esencia del protocolo es su oficialidad

La comercialización y el uso abusivo del término desvirtúan su significado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris