Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Una asignatura pendiente de la izquierda: la cortesía

Miguel Massanet
Miguel Massanet
jueves, 1 de abril de 2010, 08:13 h (CET)
La corrupción en la política parece que no es exclusiva de ninguno de los partidos del arco parlamentario y se puede decir que es inherente al ejercicio del poder lo que, nos lleva a la conclusión de que, quienes más padecen de esta lacra son los dos partidos que se han venido alternando en el gobierno de la nación. No podemos hacer juicios de intenciones respecto a otros partidos minoritarios, como IU, PNV o CC, ya que nunca han tenido ocasión de demostrar cómo se comportarían si mandasen ellos. Se podría hablar de los partidos nacionalistas que, en virtud de este invento odioso de las comunidades y de una ley electoral que parece pensada para darles el poder, al menos el poder de chantajear a los partidos instalados en el gobierno cuando, como suele ser lo corriente, no logran alcanzar la mayoría absoluta en las cámaras. Nadie duda de que, un ejemplo de cómo se camuflan los errores, las triquiñuelas o los despilfarros lo podemos encontrar en el famoso Tripartit catalán, donde cada uno de sus miembros tira para él, confiando en que los otros tengan cosas más graves que ocultar, para aprovecharse de ello para tirar de los dineros públicos a favor de quienes han recibido favores y hay que compensarlos.

Sin embargo, existe un aspecto en el mundo de la política, una asignatura pendiente, un aspecto, que la igualdad de oportunidades no ha logrado superar; que distingue el comportamiento de los militantes de las izquierdas de lo que es el de las derechas. Como es natural, y es evidente que existen, hay muchos políticos de izquierdas que saben comportarse con exquisita corrección y evidente educación, son unos pocos, eso sí, pero se les nota. En la mayoría de casos son personas que, en sus familias (muchas de ellas acomodadas, de rancio linaje y, por qué no decirlo, franquistas o de derechas), han tenido ocasión de recibir una educación adecuada, donde se les ha enseñado a respetar a los demás, fueren de sus mismas ideas o de ideología contraria y a expresarse con el comedimiento y respeto que siempre se ha de tener con las demás personas, fueran estas de categoría superior o fuesen sus empleados, obreros, sirvientes o subordinados. Podría nombrar muchos políticos del PSOE que podríamos incluir en este grupo de personas educadas e, incluso, entre los propios comunistas ha habido dirigentes, como el señor Anguita, que han sido un ejemplo de comportamiento y de mesura en sus, no obstante, inquisitivas, ácidas y tajantes críticas políticas al Gobierno de turno o al resto de partidos de la oposición.

Sin embargo, los hay que no se han sabido desprender del pelo de la dehesa y, por mucho que hayan estudiado, por muy alto que hayan conseguido llegar en la sociedad y por muchas que sean las tablas en política que hayan conseguido adquirir; vean ustedes por donde, esta parcela tan importante que consiste en saber mantener las formas, evitar confundir al adversario político con un enemigo personal y utilizar en el trato con aquellos que piensan de forma distinta los modos de quien es capaz de discutir sin salirse de la raya, evitando proferir expresiones groseras u ofensivas o intentar descalificar al interlocutor usando lenguaje o maneras impropios de una persona que sabe comportarse en sociedad y que es capaz de mantenerse en su puesto por muy incómoda y desagradable que pueda ser su relación con quien tenga que compartir un evento. Es por ello que cuesta entender la actitud del PSOE valenciano cuando se ha negado a invitar al Presidente de la Comunidad Valencia al “V Encuentro Españolas Africanas Mujeres por un Mundo Mejor”. Y es que, lo cortés no quita lo valiente. El que el señor Camps tenga problemas con la Justicia, no significa que no siga siendo la primera autoridad dentro de la comunidad valenciana y, por tanto, que el cargo que ostenta deba ser respetado, otorgándosele el reconocimiento debido, no por su persona, sino por la representación que ostenta y que le otorgan todos los votos de los valencianos que lo auparon al puesto que ocupa. Por lo visto el PSOE valenciano no ha entendido de sutilezas y no ha tenido inconveniente en olvidarse de él en el momento de enviar las invitaciones al evento. Esto son los fallos a los que me refiero. Un comportamiento evidentemente zafio, una pequeña venganza barriobajera, una demostración de que quienes pergeñaron esta ofensa a los ciudadanos valencianos, no recibieron en sus hogares la formación adecuada y, por mucho que hayan ascendido en la escala social, no han logrado elevarse a la altura de las personas que han tenido la suerte de haber recibido de sus familias una educación adecuada.

Lo peor del caso es que, la vicepresidenta, señora Mª Teresa Fernández de la Vega, en lugar de reprochar el error de quienes fueren los responsables del fiasco, parece que se ha querido identificar con ellos; con lo cual se ha colocado a su mismo nivel, el del progresismo palurdo, hortera y, evidentemente, dominado por sus más bajos instintos, que cometieron la estupidez de pretender ofender al señor Campas cuando, como todos sabemos, no ofende quien quiere, sino quien puede y, no cabe duda, que quienes perpetraron semejante venganza están, si se me permite la expresión, descalificados por sus propios actos, que los sitúan a la mismísima altura del betún. Si la alcaldesa de Valencia, en solidaridad con su compañero de filas y, al mismo tiempo, con el que ejerce legítimamente el cargo de Presidente de La Comunidad, se abstuvo de ir a la inauguración del evento; nadie puede criticarla porque estaba en su derecho y era lo normal que tomara una actitud semejante. Ahora bien, que la señora De la Vega no fuera capaz de entender el comportamiento de Rita Barberá y dejara traslucir su enfado y rencor por la ausencia de la Alcaldesa, negándole el saludo, no se puede atribuir más que a una falta supina de educación, impropia de una persona que ejerce un cargo tan importante (eso sí, puede que por poco tiempo más) y, yo me atrevería a añadir, poco acorde con lo que se puede esperar de una persona que lleva un nombre de tanta alcurnia.

Debo reconocer que, en este caso, el señor Rodríguez Zapatero, ha sabido estar a la altura de su cargo y su comportamiento con la señora alcaldesa ha sido exquisito, lo que no me duelen prendas reconocer, aunque es un señor con el que me meto constantemente y con quien no comparto ninguna de sus ideas y de sus actitudes como Presidente de la nación. Pero a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César; en esta ocasión debo admitir que, ZP, les ha dado una lección de cómo una persona educada se debe comportar, a toda esta caterva de progresistas cerriles que no se encuentran a gusto más que cuando se refocilan en su propia salsa y dejan que todo el odio que acumulan contra la derecha, se derrame como líquido corrosivo, por encima de la reputación de quienes, afortunadamente, no piensan como ellos.

Así es, señores, como se entiende la política en España. Así fue como, en el pacto del Tinell, se acordó aislar al principal partido de la oposición, Así es como, en las dos legislaturas que lleva gobernando el PSOE, no se han admitido ninguna de las propuestas del PP; no porque no fueran acertadas, sino a causa de que no se le debía conceder el menor protagonismo a la derecha del PP. Y así es como vamos dando tumbos en la pendiente de la recesión, porque el PSOE no quiere recibir ayuda de la derecha, ni siquiera para salvar a España. Y… así estamos.

Noticias relacionadas

Cataluña del futuro

Mientras Cataluña vive la campaña del 21-D, el heredero de Fortuny, el ex-president Puigdemont sigue como un exiliado en Bélgica

Perpetuar nuestro cáncer

La autarquía, la corrupción, la des-justicia, los privilegios

El 9 de diciembre de 2017

El Dia Internacional contra la Corrupción y para la Conmemoración y Dignificación de las Víctimas de Crimen de Genocidio y para la prevención del mismo no estaban en la actualidad española de este domingo

Sin acatamiento de las leyes no hay Estado de derecho

“Seamos esclavos de la Ley para que podamos ser libres” Cicerón

Puigdemont y los encantadores

Puigdemont ya no contempla sublimadoramente un horizonte de independencia pero sigue aduciendo turbias estratagemas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris