Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

Su alteza imperial Michael Steele

Kathleen Parker
Kathleen Parker
jueves, 1 de abril de 2010, 07:36 h (CET)
Y qué más dan 2.000 dólares en un club de sado lésbico de mala nota.

Una vez más, la última (i)scandalita(/i) del Comité Nacional Republicano (presione 3 para activar el diccionario de Spanglish: "pequeño escándalo") es, por desgracia, sólo eso - el más reciente de una serie de problemas que afectan al Comité en un momento en que debería estar haciendo acopio de cajas de champán para noviembre.

¿Quiénes (i)son(/i) estos golfos?

El administrativo del comité ha sido despedido por autorizar dietas para financiar la juerga nocturna de unos "donantes jóvenes" en el siempre agradecido Voyeur, el local lésbico de West Hollywood de ambientación sado para el cliente exigente. Léase aquel que encuentra degustativamente estimulante la presencia de, por ejemplo, una mujer con arnés de caballo atada a la pared por otra.

Cada loco con su tema, supongo, pero algo me dice que la clá de los valores familiares puede encontrar pesado digerir este enfoque de la recaudación de fondos.

Pero seamos claros: el presidente del Comité Nacional Republicano Michael Steele no tenía absolutamente nada que ver con ello. ¿Entendido? Él no estaba allí. Él no lo aprueba. Pase página.

Sólo hay un problema: el Comité Nacional Republicano y las lesbianas sado dejan marca indeleble en la mente estadounidense, y en los responsables. Por otra parte, si el gasto en mujeres con arnés fuera el único pecado cometido bajo la dirección de Steele, entonces tal vez esta mancha saliera, como han salido otras, a tiempo para que los Republicanos aprovechen la frustración de los votantes. Desgraciadamente, no es ni el primero ni el peor ejemplo del déficit de liderazgo de Steele.

Más graves son sus excesos de gasto y su preciada autoestima. En palabras de un líder del partido en un correo electrónico, el Partido Republicano tiene problemas cuando es considerado "el partido de las limusinas (los taxis valen), las facturas de hotel de tres ceros, los clubs de baile de 2.000 dólares y los aviones privados. ¿Qué pasó con los billetes de Orbitz o Expedia?"

Otro escribía:

"No importa si él (Steele) estaba allí o no. No tiene ni idea de cómo gastar el dinero y los Republicanos le ponen a cargo con el riesgo que conlleva para ellos".

Docenas de comentarios más reflejan opiniones similares. Por supuesto, Steele tiene muchas cualidades atractivas. Telegénico y apasionado, era visto como la cara justa en el momento adecuado para un partido ampliamente considerado demasiado blanco y blando. Bueno, borremos lo de "blando".

Pero Steele es también una personalidad destacada cuya actuación ofrece pocas pruebas de las habilidades que exige un partido en horas bajas. Sabe recaudar dinero, pero no sabe gastarlo bien.

También se han planteado dudas de irregularidades a tenor de la gira literaria de Steele y su calendario de conferencias, lucrativas distracciones ambas del partido. Aunque Steele no ha roto ningún reglamento al aceptar honorarios por conferencia de hasta 20.000 dólares de golpe, muchos le han criticado por hacer caja de su presidencia. Dar discursos sin remuneración es parte de la descripción del puesto de dirigente del partido, junto a la recaudación de fondos para los candidatos.

Steele tiene un historial relativamente pobre en este apartado también. Un análisis del Político comparando la recaudación de fondos y el gasto de Steele con los de 2005, el año más reciente antes de unas legislativas del que se tienen datos, sugiere que hay mucho gasto y poco beneficio.

Cuando asumió la presidencia, Steele heredó un superávit de 23 millones de dólares. Hasta finales del mes pasado, había recaudado 10 millones menos y gastado 10 más que el partido en 2005. Gran parte del gasto ha ido a parar a aviones privados, limusinas y concurridas cenas de etiqueta en el Ritz-Carlton y el Wolfgang Puck. Mientras los grandes donantes y los miembros del comité de apoyo se dan un homenaje de tartar de atún, los burócratas de ventanilla y los activistas fiscales escuchan: "Los congelados para (BEG ITAL)ellos(END ITAL)".

En enero, el Comité Nacional Republicano gastó 9 de su aportación mensual de 10 millones de dólares, gran parte en su encuentro invernal anual celebrado en Hawaii. Ahorrar un pavo de cada diez probablemente no despierte la confianza de los votantes, que empiezan a buscar otros sitios donde meter el dinero.

Un par de organizaciones que se benefician y que pueden restar relevancia a Steele son la Asociación de Gobernadores Republicanos, dirigida por el ex presidente del Comité Nacional Republicano y gobernador de Mississippi Haley Barbour, y el Comité Nacional Senatorial Republicano, encabezado por el Senador de Texas John Cornyn.

El futuro de Steele, mientras tanto, está probable, y extrañamente, garantizado. Para jubilar al presidente, algo que nunca se ha hecho antes, 16 estados deben convocar una reunión, seguida de una votación con los dos tercios de los miembros del comité. Y, por supuesto, la parte probablemente más difícil y menos apetecible entre los discapacitados de humildad: admitir que cometieron un error.

Oh, adelante. Se sentirán mejor.

Noticias relacionadas

¡Partidos, idos! (parte 3)

La operatividad representativa ha de ser complementada con una directa participación ciudadana

Indultos. No pueden detener la Justicia, pero la puentearán

“Devuelva la mosca, amigo, y deje en paz su sangre que harto la han de necesitar las chinches de su cama. Devuelva la mosca” .Evaristo Carriego

Reforma eclesiá

Corregir los fracasos eclesiales sin contar con la autoridad de la Biblia conduce al fracaso

Elecciones en Andalucía

Un parlamento hasta ahora incompleto

La acción conjunta

Se nos olvida que la cultura permanece, que es nuestra continuación en el tiempo, y que perpetúa la vida de cada cual en su universalizada entidad diversa
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris