Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   Cine   -   Sección:   Cine

'Ocean's Twelve', de Steven Soderbergh

Almudena Mu oz Prez
Redacción
miércoles, 9 de febrero de 2005, 01:02 h (CET)
El gran logro de Oceans eleven no ha sido revolucionar el g nero de los ladrones de guante blanco, las heist movies, sino olvidar su condicin de remake de la emblem tica cinta de Sinatra y su rat pack para dar lugar a una franquicia completamente nueva. Como en las mejores adaptaciones literarias (o cinematogrficas), ha absorbido lo que le conven a, es decir, un simpln planteamiento, manejado y desdoblado al antojo del director, sus actores (un nuevo cool pack?) y, de forma excepcional, del pblico.

Sin el apoyo del taquillazo esta secuela nunca habr a visto la luz del proyector, ni sus integrantes, al igual que los rateros del crculo de Danny Ocean, habr an vuelto para dar el que, posiblemente, sea uno de sus mejores golpes. Con un aadido m s que, sin embargo, no rompe el estilo marcado en la primera parte y que contina impreso en sus movimientos, su m sica, su diseo y sus neuras. Es una rapidez formal que puede distraer a m s de uno, especialmente si carece de los referentes, y desilusionar a quien no guste caer en las trampas de los ms avispados coordinadores de gui n.

Aun manteniendo la lnea entre la acci n discreta y el humor anecdtico, en Oceans twelve hace su aparici n ese nuevo factor (humano) que cambia, si no daa, la imagen que su hermana mayor otorg a un panorama superpoblado de esmquines y que impuso un nuevo reinado a pesar de la anta o independiente mtrica Soderbergh. S , esa espinita es la agente de la Europol Isabel Lahiri, menos por culpa de Catherine Zeta-Jones que por el uso que la historia (heredada del guin original de Nolfi) hace de ella. A veces bien poco importan las desavenencias maritales entre la atractiva polic a y Rusty Ryan (un Brad Pitt con el que estall la rumorolog a acerca de su escasa qumica, supongo yo, cuesti n de gustos).

Entre escena y escena de rencor nostlgico, la pareja tiene tiempo de alternar con el resto de la panda para demostrar que las famosas juergas del rodaje traspasaron la c mara. Desde un simptico par ntesis con Bruce Willis y el juego de personalidades que rodea la escena hasta la timba de pquer final que, imagino, no distar a mucho de las que compartan cada noche en la terraza del hotel Russie de Roma. stas y otras distracciones visuales alejan a la pelcula de los convencionalismos delictivos, pero no en sentido ascendente. Los ladrones de mala suerte y planta, aquellos que se paseaban por el cine italiano, se convierten en impolutos chicos de pap (y mam ) que invierten su eterno ocio en salvar el pellejo de sus fortunas y en hastiados aristcratas que bailan capoeira.

Ante todo, Oceans twelve es una cinta que exige, desde el comienzo, much sima atencin y complicidad por parte del espectador, un requisito que muy pocas se atreven a incluir en los contratos ya que s lo un tro de caras y cuerpos incluidos en las listas de m s sexys del ao garantiza su cumplimiento. Y tal frivolidad es una pena.

Noticias relacionadas

Netflix España prepara nueva película con Daniel Sánchez Arévalo

Se estrenará en todo el mundo en 2019

El cine fantástico monopoliza los Premios en la IV Muestra de cine y creatividad del Centro Botín

El premio del público fue para “El escarabajo al final de la calle”

Disney celebra los 90 años de Mickey Mouse con una exposición

Un artista español participa en la muestra de Nueva York

Silvia Abril y Andreu Buenafuente presentarán los 33 Premios Goya

La actriz y cómica debutará como conductora

Javier Gutierrez, galardonado en el Festival Internacional de Cortometrajes de Valencia

'Zero' se lleva dos galardones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris