Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

La importancia democrática del IVA

Mario López
Mario López
domingo, 21 de marzo de 2010, 10:14 h (CET)
El debate sobre la subida del IVA ha resultado ser la más grave y trascendental manifestación de lo que da de sí nuestro sistema para abordar la solución a los más graves problemas de índole económico a los que nos tenemos que enfrentar los ciudadanos de este país. Está muy bien eso de discutir si es mejor o peor subir o no el IVA. ¿Qué hay de malo en darle vueltas a la cabeza acerca de la colonia que debo echarme cuando llevo un año sin lavarme? ¿El hedor corporal mejora con una buena colonia?

A mí me parece que no, que en vez de disimular el fétido aroma de tu cuerpo lo que se consigue es crear otro aún más nauseabundo; pero en esto, como en todo, habrá infinidad de pareceres. Unos opinan que al subir el IVA se recauda más y hay otros que opinan lo contrario. Y lo más seguro es que los dos tengan razón, porque al final lo mismo da que nos da lo mismo. En cualquier caso, ¿vamos a resolver nuestra precariedad económica y nuestras desigualdades endémicas con la subida del IVA? Ahí sí que, definitivamente, podemos estar todos de acuerdo: NO. Entonces, ¿cuál es la importancia del IVA? ¿Por qué se ha cobrado tan extraordinario protagonismo? Pues muy sencillo, porque es de las pocas cosas de nuestra economía de las que se puede discutir y eso nos hace sentirnos muy demócratas. Nos llena de tanto vigor democrático, nos pone tan en razón, que podemos cantarle las cuarenta a los hermanos Castro, Evo Morales y Hugo Chávez, así, al alimón, sin que se nos caigan los palos del sombrajo ni la cara de vergüenza. Todos sabemos que nuestros problemas se arreglaban, en un pispás, metiendo en vereda a los agentes que nos los han causado, pero eso es algo que no está contemplado en nuestra democracia, de la misma manera que los hermanos Castro no contemplan negociar con sus disidentes. ¿Cuáles son más perversos, los tabús de nuestra democracia o los de la dictadura de los Castro? Si fuera disidente cubano diría que los de la dictadura castrista, pero como soy parado español no dudo en decir que los de nuestra democracia. Y, por encima de mi situación personal, lo que no admite la menor controversia es que un país que no se tiene permitido modificar un sistema económico que mantiene a más de nueve millones de personas por debajo del umbral de la pobreza no tiene la menor legitimidad para llamarse democrático. Así que, una de dos, o le metemos mano a los paraísos fiscales, a las multinacionales, a la banca, a las grandes fortunas, al mercado laboral y a los políticos corruptos o tendremos que asumir que vivimos en una dictadura. Y no una dictadura cualquiera, militar, fascista o comunista. No, algo mucho peor, una dictadura ciega, cínica, provista de toda la parafernalia para escenificar la tragicomedia de la democracia ausente. Una dictadura de unos cuantos que, al no visualizarse, carece de arreglo posible. Es decir, una dictadura canalla. Pues que suba y baje el IVA indistintamente. A mí, me trae absolutamente al fresco.

Noticias relacionadas

La popularidad de la reelección

A pesar de una furiosa campaña mediática contra el presidente Horacio Cartes, es evidente que la idea de un presidente reelegible sigue siendo muy popular en Paraguay

¿Volvemos a los postulados de la igualdad absoluta?

“La igualdad absoluta no podrá existir incluso bajo el socialismo, ya que los bienes materiales serán distribuidos entonces conforme al principio: De cada uno según su capacidad, a cada uno según su trabajo...” Mao Tse-Tung.

Razón en los límites

Curiosamente tropezamos con unos límites, que vienen a ser nuestra máxima capacidad de apertura

El índice del egoísmo

“Si quieres entender a una persona, no escuches sus palabras, observa su comportamiento.” Albert Einstein

Perro sí muerde a perro, o perra

Aunque en el mundo canino hay un refrán que dice lo contrario, en la actividad política, el activista varón (llamémosle perro con afecto) sí muerde a los de su estirpe (perro, o a perra). De la misma forma que, por aquello de la igualdad de género, la activista hembra también muerde
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris