Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Opiniones de un paisano  

Héroe y villano

Mario López
Mario López
viernes, 26 de febrero de 2010, 00:41 h (CET)
Cuanto más oigo hablar al profesor Neira, más entiendo a Antonio Puerta, su agresor. Vaya por delante que jamás justificaré una agresión como aquella ni ninguna otra, pero entiendo que la dialéctica del profesor Neira es capaz de incendiar un iceberg. Y, cada vez, me resulta más fácil reconstruir el escenario del crimen y me puedo imaginar a la perfección el tono de la amonestación que dedicó el profesor a su agresor, antes de que éste le agrediera.

El "que te pego, leche" de Ruíz-Mateos, el "manda huevos" de Federico Trillo, el "hijoputa" de Esperanza Aguirre , la "peineta" de Aznar, y el "ZP es un demócrata de mierda" del profesor Neira, nos devuelven un retrato de la educación burguesa española nada halagüeño, que nos pide a gritos una asignatura para la ciudadanía. Si eso es lo que se aprende en los colegios de pago, más nos valdría mandar a nuestros chiquillos a los colegios de cobro. Por otra parte, no deja de ser llamativo que el profesor Neira, en un principio, estuviera decidido a arremeter contra los equipos médicos que, en última instancia, fueron los responsables de su coma, y que, en cuanto Esperanza Aguirre le convirtió en alto cargo, abandonara tal proyecto. Todos tenemos un precio, y ya sabemos cuál es el del doctor Neira. También es verdad que la lideresa, en política, sólo sabe jugar a las cartas; unas veces juega al póquer y otras al mus, pero siempre a las cartas (y no siempre mal). Es una oportunista excelente. Sabe perfectamente cuándo ha de descartarse, cuándo envidar a la chica o cuándo marcarse un farol; su defecto es que carece de la principal virtud que ha de atesorar un jugador de cartas profesional: el silencio (le cuesta callarse tanto como al mismísimo Aznar). El profesor Neira ha confesado que teme por su vida. Piensa que Antonio Puerta, ahora en libertad, va a ir a por él a matarle. Espero y deseo que sus temores sean infundados. En cualquier caso, a Antonio Puerta le recomendaría, para que se le pase el cabreo, que practique el vudú, pero que nunca vaya más allá. Sabemos que el profesor Neira atiende al perfil de un personaje muy repetido a lo largo de la historia de España: el héroe villano. Pues así es y así tendremos que aguantarle. Pensemos que en este país también contamos con tipos geniales como Javier Krahe, que lo compensa con creces.

Noticias relacionadas

Procesos electorales

Resulta bochornoso que todavía se cobren ciertos sueldos cuando hay pobreza, miseria y hambre física

Conversaciones de autobús

El pulso de la actualidad en el recorrido de la línea 79

Cuestiones que nos interpelan

“El signo más auténtico y verdadero de espíritu humanístico es la serenidad constante”.

​El equilibrio

El escuchar a los demás y la apertura a los nuevos aires, harán de bastón que nos permita seguir conviviendo con la humanidad

Recuerda: Nada nos pertenece, todo es prestado

​La naturaleza en su conjunto y la humanidad misma, viven en el día con día los embates de la voracidad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris