Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ver   juzgar y actuar   -   Sección:   Opinión

Ordenadores de regalo

Francisco Rodríguez Barragán
Francisco Rodríguez
jueves, 25 de febrero de 2010, 07:21 h (CET)
Es difícil que asistan más de una docena de padres a cualquier reunión del colegio de sus hijos, pero el otro día el salón de actos estaba a rebosar pues se iba a entregar un ordenador a cada alumno. Algunos padres preguntaron si tendrían que devolverlo a final de curso y la respuesta fue que eran para ellos, un regalo que había prometido la Junta.

Cada alumno con su aparatito y todos los problemas resueltos. La calidad de la enseñanza se resolverá como por ensalmo, el fracaso escolar será desterrado, los profesores y los alumnos van a sintonizar sin ningún roce y la disciplina será innecesaria. Seguramente los que echábamos en falta una educación en valores tales como el respeto, el esfuerzo continuado, el interés por aprender o la retención en la memoria lo aprendido, estábamos en un craso error ya que la implantación de un ordenador por alumno va a resolverlo todo, sin esfuerzo, naturalmente. Para qué hincar los codos y memorizar nada si el sapientísimo Google nos va facilitar todo lo que deseemos en un tiempo record. Tampoco será necesario comprender ni discernir nada por cuenta del alumno: el rincón del vago y otras páginas por el estilo evitarán cualquier peligroso esfuerzo mental que pueda estropear la vida placentera de los jóvenes.

No obstante tantas maravillosas ventajas de los ordenadores, pensamos que el regalo de estos aparatos habrá que continuarlo a favor de los nuevos alumnos que se incorporen cada año, con lo que cada vez será más caro mantener el tinglado que se dice educativo, aunque naturalmente no serán solo los alumnos los beneficiarios de este negocio.

Haber dotado a cada aula escolar del correspondiente equipo de ordenadores quizás hubiera sido una inversión puntual y adecuada. Ahora cada centro tendrá que hacer además la instalación necesaria para que funcione el invento, lo que también tendrá un coste económico, imagino.

Aparte ironías, ¿cree alguien que los problemas de la educación estaban en la falta de ordenadores? Puestos a buscar algo positivo, pienso que a lo mejor algunos profesores enseñan a utilizar las herramientas de Internet a sus alumnos, evitando que solo sea un juguete divertido para perder el tiempo.

Desde el ángulo político es muy grave que las personas, mayores y jóvenes, vayan interiorizando que los gobiernos son una especie de reyes magos que regalan cosas. Una vez más hay que insistir en que nada es gratis, ni la educación, ni la sanidad, ni la asistencia social, que todo eso –incluidos los ordenadores- lo pagan los ciudadanos a través de los impuestos directos e indirectos. Que todos los gastos no salen de los bolsillos de los gobernantes, los políticos, los sindicatos o los partidos y que ahora, cada vez más endeudados, estamos hipotecando el futuro de nuestros hijos y nuestros nietos.

Hay que pedirle a los gobernantes que, por favor, no hagan tantos regalos a los ciudadanos para conseguir sus votos, sino que administren con limpieza y honestidad el dinero que nos sacan de la cartera a los que trabajamos, ¡esa cada vez más exigua clase media!, pues no creo que sean los grandes financieros los que nutren las arcas del Estado (quizás al contario).

Quedo a la espera de que ofrezcan a su tiempo, sin trampa ni cartón, los resultados de la introducción masiva de ordenadores en los colegios, respecto al nivel de valores, preparación, disciplina y rendimiento de los alumnos.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris