Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Ver   juzgar y actuar  

Cultivar en el interior

Francisco Rodríguez Barragán
Francisco Rodríguez
miércoles, 24 de febrero de 2010, 07:58 h (CET)
Para estar en forma queremos adelgazar y se nos ofrecen multitud de recetas y consejos: abstenerse de grasas, de dulces, de alcohol y hacer ejercicio, mucho ejercicio, gimnasio, senderismo, natación, pilates, etc. Si somos constantes en todo ello se nos promete una mejor silueta y un mayor bienestar corporal.

También en esta época la Iglesia habla a los cristianos de ayuno y abstinencia, no grandes ayunos ni prolongadas abstinencias, sólo un par de días de ayuno y unos cuantos viernes de abstinencia, más bien testimoniales. Pero la Iglesia no tiene como objetivo que sus miembros consigan la esbeltez y agilidad de sus cuerpos. Para eso ya hay bastantes clínicas de estética, gimnasios y recetas.

A la Iglesia le preocupa más el interior de cada persona, el alma, aunque sea ésta una palabra poco utilizada hoy. Pero cada uno tenemos un interior que cuidar con tanto esmero o más que nuestro aspecto externo. Ahí, dentro de nosotros nacen entremezclados buenos y malos sentimientos, altruismo y codicia, inseguridades y soberbia, pasión amorosa y lujuria, deseo de justicia y aprovechar las ocasiones, caiga quien caiga. Un revoltijo impresionante, una selva intrincada, que es necesario someter a examen si queremos salvar nuestra vida. De qué le sirve al hombre ganar al mundo entero si pierde su alma.

Lo mismo que hace falta hacer ejercicio físico para mantener en forma nuestro cuerpo, es imprescindible otra clase de ejercicios, que antes se llamaban espirituales, pero que hoy, al parecer, tienen poca demanda. El ejercicio de hacernos las viejas preguntas acerca de quién soy, qué hago aquí, dónde voy y descubrir que somos criaturas dependientes de Alguien que nos ha creado libres pero responsables de nuestros actos, resulta más exigente y fatigoso que la lectura de tantos libros de autoayuda que nos ofrecen relajación y bienestar sin esfuerzo y una religiosidad de abismarse en la nada o unirse a la madre tierra divinizada, que exige la reducción de la población o cosas por el estilo.

Quizás nuestro interior necesita del ayuno de tanta basura como se nos ofrece a través de los medios de comunicación para entretenernos y no dejarnos pensar en lo fundamental de nuestra vida, quizás necesita de la abstinencia de tanto sexo, de tanto placer, que nos impide descubrir la maravilla del amor único y definitivo, quizás necesita abrirse a la contemplación de lo eterno en un ejercicio humilde de oración, quizás necesite revisar su vida y sus relaciones con los demás para ver si están dañadas de injusticia, de avaricia, de explotación para poder aceptar al otro como un hermano a quien amar y con quien compartir.

Todos necesitamos tiempo de reflexión, tanto los que creen en Dios, como los que no creen. Lo peor que puede pasarnos es desentendernos de nuestro interior, derramados en las cosas, arruinando nuestra vida.

Noticias relacionadas

Sectas y partidos políticos

Los nombres, identidades, intenciones e ideologías importan

Torra y su camarilla de independentistas, desmemoriados pertinaces

“La lesión que hacemos y la que sufrimos no están pesadas en la misma escala. Aesop Fables

Debate en televisión española

Ofrezco en este artículo algunas reflexiones sobre el debate político a cuatro celebrado en el Estudio 1 de la televisión pública

Libertad de expresión

Parece lógica y fácil de entender la diferencia que hay entre rebatir una idea y vejar a una persona solo por el mero hecho de expresarla

¿Cómo se ve atrapada Mervi en los textos de Dickinson para crear esa atmósfera poética?

El libro se hace visible y comienza con una carta de una a otra mujer
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris