Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Palco Vip   -   Sección:  

Buscando un Sevilla inexistente

Daniel Sanabria
Daniel Sanabria
martes, 23 de febrero de 2010, 09:44 h (CET)
Dicen que el valor de una persona se mide por la lejanía de sus sueños, pero también debe conocer la frontera de sus limitaciones. Cada uno sabe lo que es y a lo que puede aspirar en la vida, algo que no tienen demasiado claro en Sevilla. Será la prepotencia de su presidente o el haber vivido unos años entre la nobleza, pero la afición sevillista se niega a reconocer que nunca formará parte de la aristocracia del fútbol español. Su sitio no está junto a Madrid y Barcelona. Ni siquiera junto a Valencia y Atlético de Madrid.

Por historia, presupuesto y afición el Sevilla no está entre los cinco mejores clubes del fútbol español. Delante de ellos debieran estar siempre Madrid, Barça, Valencia, Atleti y Athletic de Bilbao, que además de tener las vitrinas más llenas pueden presumir de una historia que no posee el club andaluz. Pero a los nervionenses se les ha atragantado tanta copa últimamente y los recientes éxitos cada vez se les quedan más pequeños.

En cuarta posición y en la final de la Copa del Rey, Manolo Jiménez es cuestionado y silbado por gran parte del Pizjuán. A los sevillistas ya no les vale entrar en Champions y ganar la Copa del Rey. Su reciente opulencia les lleva a un terreno en el que necesitan estar a la altura del Madrid y el Barcelona, que en España es un coto privado de caza desde hace décadas. Parece increíble decir esto pero el banquillo del Sevilla cada vez quema más traseros que el del Real Madrid.

Nadie debería engañarse en la capital hispalense: el Sevilla ha sido siempre un club de segunda fila, y lo seguirá siendo. Un lustro de éxitos no es equiparable a una mediocre historia. ¿Acaso hace quince años a Jiménez lo hubieran pitado por ir cuarto y estar en la final de Copa? Más bien lo hubieran laureado. El Sevilla tuvo su momento y por lo que parece ya se está acabando; de la misma forma que lo tuvo el Depor en los años noventa o el Villarreal con Riquelme y Forlán más recientemente.

No exijamos a Manolo Jiménez ganar la Liga y la Champions porque el Sevilla ni tiene plantilla para competir a esas alturas ni tiene el rango de favorito que sí pueden tener en un momento determinado Valencia o Atlético de Madrid. Equipos grandes son los que se nutren de grandes jugadores internacionales para hacer una plantilla a medida, no los que surten con sus cracks a los ‘teóricos’ rivales (véase Reyes, Baptista, Sergio Ramos, y en un futuro próximo Luis Fabiano, Navas y Perotti).

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris