Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Política   GOBIERNO   -   Sección:   Opinión

Un regalo envenenado

Ya no la veo con los mismos ojos de antes: una mujer que, con mucho esfuerzo y tesón, se había abierto camino en un mundo de hombres
Francisco J. Caparrós
martes, 8 de noviembre de 2016, 00:32 h (CET)
Ya es tarde para advertir a Mariano Rajoy de que es una insensatez supina ofrecerle la cartera de Defensa a su amiga María Dolores de Cospedal. La de Defensa, y cualquier otra cartera ministerial en realidad. De hecho, no sabría precisar hasta qué punto su nombramiento obedece a un estímulo en compensación por los servicios prestados, o todo lo contrario.

El caso es que, si Dios no lo remedia, los militares la van a tener que padecer durante los próximos cuatro años, entre otras cosas porque la pobre no tiene ni pajolera idea de a qué se enfrenta aceptando ese cargo, o quizás sí, aunque yo personalmente no la considero capaz de salir airosa de tamaña responsabilidad. Desde el rocambolesco episodio de la indemnización en diferido de Bárcenas, mi percepción acerca de sus aptitudes como gestora no ha hecho otra cosa más que menguar. Ya no la veo con los mismos ojos de antes: una mujer que, con mucho esfuerzo y tesón, se había abierto camino en un mundo de hombres.

Sus tristemente famosos recortes en sanidad, cuando era presidenta de la Comunidad de Castilla-La Mancha, la condujeron hasta una debacle de la que sólo su buena amistad con Mariano Rajoy podía rescatarla. Gracias a eso, Cospedal no acabó sucumbiendo entonces a las garras de otra mujer con tanto o mayor poder que ella misma en el partido. No en vano, su pugna con Sáez de Santamaría por destacar entre las filas de los barones populares es legendaria. Por el momento, María Dolores está aguantando como un jabato el fuerte tirón de Soraya con tanta serenidad y entereza, que nada hace presagiar, al menos por el momento, que el fin de la sucesora de Morenés en el equipo de gobierno esté próximo. Aunque seguro que, a más de uno en la ejecutiva, le haría feliz una prematura caída en desgracia de la Secretaria General del partido; de eso, no me cabe la menor duda.

En cuanto a sus nuevos subordinados leo en la red que, aunque se alegran del cambio, dónde va a parar, no están dispuestos a consentirle más de lo que le permitieron al titular saliente, sino bien al contrario. Eso, muy a mi pesar, me lleva a augurarle una legislatura nada cómoda. Menudos son los militares cuando se les cruzan los cables. Son capaces de cualquier cosa; dentro de un orden, naturalmente.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora

Rufián situacionista

La política institucional ofrece diariamente los más chuscos espectáculos

Planck y el cálculo

Max Planck revolucionó la Física de su tiempo y es un modelo de integridad moral
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris