Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Estatuto descentralizador

José Guerrero (Granada)
Redacción
lunes, 22 de febrero de 2010, 12:47 h (CET)
19 DE FEBRERO, ANIVERSARIO DE LA PUBLICACIÓN DE UN ESTATUTO DESCENTRALIZADOR

Ante la cercanía de la conmemoración del 28-F, la Plataforma por Andalucía Oriental invita a la sociedad a hacer un análisis sobre el proceso de descentralización administrativa que ha supuesto la creación de la Junta de Andalucía. ¿Percibimos todas las provincias integrantes de Andalucía los beneficios de la descentralización? ¿Es posible descentralizar de otra forma? ¿Están todas las regiones representadas en el mapa autonómico español? ¿Es necesario el aparato político tan costoso que actualmente representa a las regiones?

Para responder a estas preguntas basta con leer las Bases para la Elaboración del Estatuto de Autonomía de la Mancomunidad de Andalucía Oriental, publicadas en la prensa el 19 de febrero de 1924. Esas bases, elaboradas por la Diputación de Granada y remitidas a sus homólogas de Almería, Jaén y Málaga, contemplaban un reparto de órganos de poder por todas las provincias, proponiendo a la vez: "la Asamblea de la Mancomunidad deberá reunirse por años y sucesivamente en las capitales de las provincias mancomunadas". Se trata de una descentralización muy avanzada para la época y comparable en espíritu a la que décadas después adoptó la Unión Europea para dar protagonismo a todos sus Estados miembros; una descentralización que deja obsoleta a la concentración de órganos de poder que ha traído consigo el nuevo centralismo sevillano de la Junta de Andalucía.

Del mismo modo, las citadas Bases de 1924 propusieron que “la Asamblea de la Mancomunidad se compone de todos los diputados provinciales”. Se trata de una fórmula que evita la necesidad de un conjunto de diputados autonómicos diferente al de los diputados provinciales y que, al articular la administración periférica en los propios diputados provinciales, elimina la necesidad de las delegaciones provinciales de la administración regional. Por lo tanto, esta fórmula que propuso la Diputación de Granada para volver a colocar a la región de Andalucía Oriental en el mapa de España, supone un considerable ahorro económico con respecto al sistema actualmente adoptado por la Junta de Andalucía, al eliminar la existencia de diputados autonómicos y de delegados provinciales, a la vez que mantiene las competencias y la representación institucional de la región y de sus provincias.

Esas Bases suponían la primera piedra para el Estatuto de una Región que nada tiene que ver con la Andalucía actual. Fueron los cimientos de lo que ahora sería la Comunidad Autónoma de Andalucía Oriental. Aprendamos de la Historia para construir una Región más propia, que ahorre fondos que ahora se dilapidan y despilfarran en otras zonas menos necesitadas que la nuestra. Si además es más descentralizada, mejor que mejor.

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris