Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Cine   -   Sección:  

'National Treasure', de Jon Turteltaub

Mario Cotos Franck
Redacción
jueves, 30 de diciembre de 2004, 23:48 h (CET)
Tal vez lo ms destacable de este National Treasure sea su pr logo, tan slo por su fibra a eja, reforzada por la presencia de Christopher Plummer, actor inolvidable que insiste en acompaarnos desde hace ya mucho tiempo. Y pese a ser lo m s destacable denota desgana e impersonalidad en su realizacin. Y entristece porque se ha convertido en costumbre asistir al continuo estropicio de ideas tan ingenuas como entra ables, como lo es la premisa de National Treasure.

No anda falto de destellos de genialidad en su guin, que brillan en boca del personaje encarnado por Justin Bartha, fiel reflejo del desencanto juvenil actual. Por otro lado Nicholas Cage resulta doblemente insustancial (el actor y el Benjamin Franklin Gates), s lo divertido cuando le da la rplica a un Jon Voight alocado y con peluca. Sean Bean repite con otro de sus villanos calculadores y uno cree estar viendo descartes de Juego de PatriotasíŸí³”. Sobre la direccin de Jon Turteltaub, lo dicho sobre el pr logo puede aplicarse perfectamente al resto de la produccin.

No ha de neg rsele a este film su vocacin de entretenimiento invernal, que llega a peligrar durante unos excesivos veinte minutos donde su ritmo gil cae en picado y uno siente la tentacin de huir. National Treasure ya ha nacido tarada para algunos, que podrn sentirse constantemente ante un prolongado telefilm de McGyver (de hecho la c lebre serie lo intent poniendo al bricoh roe en la pista de la piedra de Rosetta), sobretodo al reparar en su poco atractiva fotografa, puramente televisiva. Para otros ser un peliculn porque les resulta ameno, y son ellos precisamente el p blico potencial de estos productos imperfectos y, digmoslo, no tan inofensivos como se suele creer. Otra millonaria broma de mal gusto que produce exactamente el mismo tipo de n usea que Piratas del Caribe. Por qu? Por Jerry Bruckheimer, sin lugar a dudas. Este hombre se ha encargado de que las historias de piratas y tesoros perdidos tomen la forma de sosas, excesivas y kilom tricas historias. Valga como ejemplo que la banda sonora, firmada por Trevor Rabin, suena igual de oxidada y cacofnica como la de Piratas del Caribe, La Roca o Armageddon, hecho creo m s que ilustrativo.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris