Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Cuaresma 2010, desde el prisma de la justicia

Josefa Romo (Valladolid)
Redacción
lunes, 22 de febrero de 2010, 12:45 h (CET)
Un año más, el Miércoles de Ceniza ha llenado las iglesias de fieles como si se tratara de día festivo. Sorprende, este año, el desafío, en numerosos lugares, de la fe y devoción de tantos católicos al temporal de frío y lluvia para asistir a Misa en la tarde noche, después del trabajo.

Con el rito de la ceniza nos introducimos en la Cuaresma, tiempo litúrgico muy propicio para la conversión del corazón y ser inundados por la Misericordia Divina. La Cuaresma es tiempo especialmente apropiado para perdonar y pedir perdón, para “practicar la propia “justicia” – limosna, oración, ayuno- no frente a los hombres, sino a los ojos de Dios que “ve en el secreto” (Benedicto XVI).

En esta Cuaresma, el Papa ha centrado su mensaje en la justicia, que no es sólo “dar a cada uno lo suyo” como afirma el derecho romano, pues el hombre, “además del pan y más que el pan, necesita a Dios”.

Si no hay justicia, no creo que pueda haber caridad propiamente dicha: la caridad se asienta en la justicia, y ésta sin amor es fría, carece de humanidad y es falsa. Ateniéndose a los textos sagrados, el Papa Benedicto XVI nos dice que “la virtud de la justicia significa, por una parte, aceptación plena de la voluntad del Dios; por otra, equidad con el prójimo, en especial con el pobre, el forastero, el huérfano y la viuda”. Como el ave, la justicia y la caridad funcionan con dos alas: la mirada amorosa a Dios y la atención fraternal al prójimo. No es justo el que se olvida de Dios, nuestro Padre y Creador, ni tiene caridad el que se centra en sí mismo (egoísmo) y no considera a los otros.

Con la crisis que padecemos, no nos van a faltar ocasiones de ejercer la justicia y la caridad. Al pobre no hemos de darle sólo por caridad, sino también con un sentido de justicia: ¿Por qué? Lo que tenemos, a Dios se lo debemos, y Él nos colma de bienes ( inteligencia, salud, la tierra, y todo cuanto poseemos) mirando no sólo a enriquecernos a nosotros, sino para que alcance, a través de nosotros, también a otros.

Noticias relacionadas

Jaque mate

Hasta hace apenas unos días ya estábamos casi castigados a volver a votar

Y llegó el euro

Hinchábamos el pecho cuando fuimos admitidos en la eurozona. No tardó en llegar el desencanto. El escaso entusiasmo por acudir a las urnas en las Europeas es ya un síntoma

En septiembre aprobarán el curso

La semana que viene se despertará con la investidura de Pedro Sánchez. Se augura fracaso; pero solo es la primera batalla

El presidente Trump redefine el concepto de “Casa Blanca”

Nancy Pelosi, lo sintetizó de una manera muy clara en sus comentarios

El desastre de Annual, 88 años después

Este lunes se cumplen 88 años de lo que algunos consideran el mayor desastre militar en la hipertrofiada historia militar de España. Fue en Marruecos, y derivó en la caída de la monarquía española, encarnada por Alfonso XIII, y el advenimiento de la República
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris