Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Algo más que palabras   -   Sección:   Opinión

El mundo ha entrado en trance por falta de ética

Víctor Corcoba
Víctor Corcoba
lunes, 22 de febrero de 2010, 09:49 h (CET)
Lo peor es perder el entusiasmo de imaginar otro planeta más humano. Dar por perdida la batalla. Decía el filósofo español Eugenio Trías, que en esta vida hay que morir varias veces para después renacer. Y las crisis, aunque atemorizan, nos sirven para cancelar una época e inaugurar otra. Lo que es evidente es que la humanidad ha entrado en trance y que precisa talentos que no suelen encontrarse en la política, sino más bien en la pobreza, que es de donde por lo común despierta el ingenio. Algo que precisamos para afrontar la propia crisis del ser humano como tal, rasgado por su contexto de injusticias, de relaciones antisociales y antihumanas. Se dice que la unión hace la fuerza y que necesitamos de esa fuerza para salir de la crisis. Pero de qué impulso estamos hablando, ¿de la fuerza política ó de la fuerza ética? La corrupción y su impunidad impregnada en tantas fuerzas políticas del mundo, deja unas secuelas sociales graves. Para todo, también para este cambio, hace falta pasar a la ética de las responsabilidades, al sentido de la equidad, a la conciencia de la austeridad, a la cultura del trabajo y del respeto a la ciudadanía.

La ética de las responsabilidades pasa por decir no a las guerras, a los conflictos internos, a las guerrillas, a los actos terroristas. Nada se resuelve con las armas, ni con la ley de la selva, se trata de eliminar antes las causas que originan estos enfrentamientos. Tampoco podemos permanecer pasivos ante el dolor de millones de inocentes ahogados continuamente por el sufrimiento, casi siempre subsidiados por poderes corruptos. ¿Por qué seguir exportando armas como si fueran alimentos? ¿Qué razones justifican el incremento? En la mayoría de las veces, únicamente poderosos intereses económicos. Así de claro y así de cruel, para infortunio de los pobres que suelen ser los que se matan entre sí. Tendría que instaurarse una verdadera ética política en este sentido. Por ejemplo, resulta complicado justificar moralmente el suministro de armas a regimenes dictatoriales, que no cultivan diálogo alguno.

El sentido de la equidad, de la justicia social, está ligado al bien global y al ejercicio de ese bien hacia toda persona. Hay que superar y eliminar, de una vez por todas, cualquier tipo de discriminación tácita o explícita. Las contrariedades económicas que dividen al mundo sólo pueden ser resueltas desde el convencimiento de las ayudas. Otra exigencia ética. Solidaridad entre los ricos y los pobres. Solidaridad entre los empresarios y los obreros. Solidaridad entre naciones y pueblos. Solidaridad entre enemigos y amigos. Lo que exige otra exigencia: el respeto. Lo tendríamos si fuésemos personas con conciencia ética. Por desgracia, hay muchas bestias salvajes que andan sueltas por el planeta.

También la conciencia de la austeridad nos hace fuertes. Sin embargo, para desdicha del mundo global, lo que prolifera es el ansia de posesión, el despilfarro de las políticas y de los políticos, el sueño de nadar en la abundancia a cualquier precio. El egoísmo personal y colectivo se expande como divertimento. Desde luego, hay que revisar estilos de vida y poner en valor, la riqueza de dar y darse a los demás, que es la mejor manera de ser humano. Si falta el sentido de la templanza, la autodisciplina ética y el espíritu de sacrificio, aumentará el desinterés por los demás y el afán por tener más para sí y los suyos, como sí fuéramos a vivir eternamente.

Asimismo, es fundamental avivar la cultura del trabajo y de la consideración hacia toda persona. Nadie debe sentirse extranjero en un mundo global. Esta crisis que ahora sufrimos en el mundo, ha generado, igualmente, un aumento del desempleo y agudización de la pobreza y la desigualdad. El mundo debe funcionar más éticamente. Ahí radica el problema fundamental. Hacen falta opciones de Estado entre los Estados, que protejan a las personas y activen tejidos empresariales sostenibles y sustentados por la moral. Hay que acrecentar el apoyo a las personas que viven permanentemente en crisis, como son los desempleados o los trabajadores que perciben ínfimos salarios. Se habla de que hay que dar forma a una globalización justa y sostenible, pero sigue faltando esa visión común de corrección ética.

El fundamento ético es de vital importancia, cuando desaparece todo se viene abajo. El verdadero instrumento de progreso radica en el factor reformador de nuestra moral. Como dijo Aristóteles, y ha llovido desde entonces, la excelencia moral es el resultado del hábito. Nos volvemos justos realizando actos de justicia; templados, realizando actos de templanza; valientes, realizando actos de valentía. Lo que viene sucediendo es todo lo contrario, a través de una cultura interesada, sectaria a más no poder, que se inventa sus propios valores, con actuaciones contrarias a normas éticas objetivas, sirviendo a ideologías impuestas, más preocupadas por sus objetivos que por la dignidad de las personas o el derecho del más débil. Sin duda, el orden ético tiene que ir de la mano del orden económico, social, jurídico o político. De lo contrario, proseguiremos en la crisis, porque seguimos huérfanos de una ética universal, que en verdad se precisa para todo.

Noticias relacionadas

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo

Sánchez a tumba abierta intentando darle el vuelco a España

La influencia de Pablo Iglesias y la necesidad de dar apoyo a los soberanistas, le impulsan a entrar a saco con el modelo de Estado de España

Celestina o “el Tinder” prerrenacentista

Una remozada “Celestina” resucita en la magnífica adaptación de la productora Un Pingüino

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris