Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Opiniones de un paisano  

Aznar, Aznarín, Aznarete

Mario López
Mario López
lunes, 22 de febrero de 2010, 07:20 h (CET)
Nuestro irreparable héroe de Perejil, José María Aznar López, le ha sacado el dedo de “por ahí te la voy a meter” a nuestros niños contestatarios de Oviedo. Yo soy uno de los tantos ciudadanos desbordados por la desmesurada e incontrolable gilipollez de este individuo. En fin, qué le vamos a hacer. El gachó de la Botella está cada día más macarra y apetece tirarle al pilón, como en los eventos veraniegos de los pueblos de la España profunda, esa que es tan profunda como él. Salir en una foto haciendo ese tipo de gestos no es algo en lo que debería prodigarse un ex presidente.

Pero, ¿es él un ex presidente? Yo más bien le tongo por una ex pesadilla. Capaz de meterle un bolígrafo por el escote a una periodista o declararle públicamente su amor a la Botella ¿Se puede ser más ridículo? Este individuo no tiene ningún pudor. Hay que reconocer que de algo le ha valido tan notable carencia. Gracias a ella puede decir en inglés las mismas sandeces que suele decir en castellano de Villaconejos. Que lo de la Transición fue una chapuza es algo que ya pocos dudan, pero lo que de postre nos cayera este mamarracho... En España se prodiga el grotesco. Cierto es. Pero lo del perejilesco bravucón de Quintanilla de Onésimo sobrepasa con mucho la peor de las mamarrachadas concebibles por el humano entendimiento. No nos lo merecemos. De verdad. Los españoles tenemos mucho delito, pero no nos merecemos este tipo. Ya sabíamos que el milhombres es mimético cual camaleón, que en Texas es Bush y en Italia, Berlusconi. Pero es que en España es lo peor de los dos juntos. Por una foto como la suya, colgado de su absurdo dedo sexual, habría que incapacitarle, de por vida, para el ejercicio de cualquier actividad pública ¿Pero no hay nadie cercano a él que le haga ver lo imbécil y ridículo que es? Ay, Aznar. Aznar, Aznarín, Aznarete, me tienes hasta el ojete.

Noticias relacionadas

Alborotos en los estadios

Las personas deben ser recreadas de malas a buenas

Todos mienten

“No se puede escapar de la responsabilidad del mañana evadiéndola hoy” Abraham Lincoln

¿Es usted uno que se extenúa trabajando gratis para Hacienda?

Muchos ciudadanos caen en la gran trampa preparada por la Hacienda Pública para convertir su trabajo del ciudadano en un medio fácil para llenar las arcas estatales

Indigestemos a la maquinaria neoliberalista capitalista

La irracional necesidad de acaparamiento nos sumerge en una carrera agotadora sin sentido”

Sin miedo a nada

“No hay mayor bienestar que gozar de un sano equilibrio interno, que me facilite poder dormir con entereza y despertarme con quietud”.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris