Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   La parte por el todo   -   Sección:   Opinión

Pensar lo que se siente

Óscar Arce Ruiz
Óscar Arce
sábado, 20 de febrero de 2010, 09:21 h (CET)
Cuando Ernest Maragall criticó públicamente el estado de desgaste de la fórmula del tripartito en Cataluña se produjo una manifestación de reflexión por parte del titular de Educación.

Independientemente de la consideración que se tenga sobre la labor del mismo en su departamento de la Generalitat, sin tener en cuenta las polémicas decisiones y las aún más polémicas justificaciones a aquéllas; aun así, se deberá aceptar la sensatez de las palabras de Maragall.

Más aún: aunque poco más tarde sea desestimada su dimisión y sea llamado a rectificar sus comentarios en pro de la solidez del proyecto de gobierno en Cataluña, ni siquiera entonces puede esconderse ni dejar de hacerse notar el ejercicio de autocrítica política en un contexto de práctica ausencia del mismo en todos los bandos.

La autocrítica siempre exige la revisión de una parte con vistas a la mejora del conjunto. Algo diferente se da cuando el conjunto no tiene intención de mejorarse a sí mismo. Entonces la autocrítica se entiende como un ataque interno, como una metedura de pata que merece una corrección desde arriba.

Si el presidente hubiese aceptado la dimisión de Maragall habría aceptado también la parte de verdad que tenían sus palabras. Por eso fue más fácil (por muy difícil que pudiese ser) mantener al deslenguado entre sus filas y colocar un Diego en cada uno de sus digos.

La revisión del modelo tripartito habría estado bien modulada una vez finalizado el gobierno de Montilla, pero no ahora. ‘Ahora’ implica la necesidad de un cambio que ninguno de los tres partidos aliados está dispuesto a ejecutar.

Implica, en definitiva, compromiso ideológico con lo ‘socialista’ y con lo de ‘izquierdas’ que configuran sus siglas más que con la dirección de un pueblo a cualquier precio. Y eso es demasiado.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris