Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El crisol  

No son tiempos para estupideces

Pascual Mogica
Pascual Mogica
sábado, 20 de febrero de 2010, 09:16 h (CET)
La llamada de Rajoy a los diputados socialistas instándoles a amotinarse frente a Zapatero, nos da la medida exacta de que es lo que tenemos de recambio en España: Nada. La bochornosa intervención del líder, menudo líder, de la derecha dejando claro que no pensaba presentar una moción de censura porque no contaba con la suficiente mayoría de votos para ganarla, nos deja muy claro también la ingenuidad y el infantilismo del que en dos ocasiones ha perdido unas elecciones generales y que su posibilidad de ganar las próximas la fundamente en que España se halle reducida a cenizas que es lo que él realmente está deseando.

Que Rajoy no está dispuesto a pactar con el Gobierno, eso es algo que los españoles lo tenemos ya en la planta de los pies. Rajoy nunca pactará con Zapatero aunque con ello se pudiera salvar al país, en cambio Rajoy sí ha pedido pactar con CiU y con el PNV, los según él, separatistas e independentistas que quieren romper la “unidad” de España, con esos sí quiere pactar para derrocar al Gobierno, a eso no le hace ascos, solamente muestra su repugnancia cuando estos dos partidos pactan con el Gobierno, cuando en el PP han gobernado gracias al apoyo de vascos y catalanes. A los que tenemos memoria histórica no se nos olvida de que en el PP pasaron de de decir aquello de “Pujol, enano, habla en castellano” al reconocimiento de Aznar de que él hablaba catalán pero que lo hacía con sus amigos. Y no olvidemos que por meterse cierto portavoz del Gobierno de Aznar con Pujol, dicho portavoz fue cesado.

Valorando seriamente la intervención de Rajoy en el debate del pasado día 17 creo que alguien debe decirle a que no son tiempos para decir gilipolleces como las del motín y lo de la insuficiencia de votos para presentar la moción de censura. Un político que aspira a presidir el Gobierno de España tiene que demostrar ante todo seriedad y dejar de manifestarse dando la sensación de que es un inmaduro. Que lo es. Lo ha demostrado en decenas de ocasiones.

Noticias relacionadas

​La política de la posmodernidad

Algo cambia en el panorama político español. Parece que la sociedad sean aficionados pendientes del mercado de fichajes

​Mariano Llano y la Guerra del Chaco que nos ocultaron

Acrobáticos esfuerzos se han hecho para negar la participación de intereses empresariales en una guerra sudamericana importada desde Wall Street

Cercanía, clave para la educación a través del ejemplo

La educación a través del ejemplo es eminentemente ética

​Desocupación en la era del “Capitalismo irónico”

“Tenemos que visualizar que el capitalismo puede generar múltiples tipos de desocupados: los “latentes”, “los intermitentes” y los que el sistema ya ha consolidado como tales”

En el bienestar de los demás reside nuestra propia satisfacción

La placidez se alcanza a través de la certeza de ser yo en mi personal identidad y de no sentirse perdido
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris