Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

La gota que colmó la paciencia de Bayh

David S. Broder
David S. Broder
viernes, 19 de febrero de 2010, 09:05 h (CET)
WASHINGTON - La última vez que el Senador Evan Bayh fue el tema de esta columna corría el mes de octubre, cuando organizó un escrito con 10 Demócratas moderados informando al secretario de la mayoría Harry Reid de que se opondrían a cualquier aumento del límite de endeudamiento público a menos que se acompañara de medidas serias encaminadas a frenar la deuda nacional.

En concreto, el Demócrata de Indiana y sus colegas solicitaban someter a votación la propuesta de creación de una comisión bipartidista que examinara todos los aspectos del gasto y el déficit fiscal y recomendara medidas de reducción a cambio de tener garantizada la aprobación en Cámara y Senado a finales de este año.

La amenaza de Bayh funcionó. El Presidente Obama, que había guardado silencio en la materia, dio sus bendiciones con retraso a la comisión y Reid convocó la votación del Senado. Pero a pesar de lograr una mayoría de 53 a 46 votos, se quedó corta con respecto al margen de 60 votos necesarios para evitar la maniobra obstruccionista.

Esta fue la gota final que llevó a Bayh a tirar la toalla anunciando el lunes su renuncia voluntaria en el Senado - una decisión que sorprendió a Demócratas y legisladores de Indiana compañeros suyos. Con sólo 54 años, 13 millones de dólares en sus arcas de campaña y una cómoda ventaja en un estado en el que ha ganado siempre que se ha presentado, Bayh me decía que el "lamentable" episodio de la votación de la comisión, como él lo llama, fue lo que le convenció de que era hora de dejarlo.

Ambos partidos son culpables, dice. Veintitrés Republicanos (y un independiente) votaron en contra, siete de ellas personas que con anterioridad habían auspiciado el anteproyecto de la comisión. Lo mismo hicieron 22 Demócratas, presidentes de comisión muchos de ellos, en busca de sus propias prerrogativas.

No puedo culpar a Bayh, como tampoco puedo discrepar de sus comentarios de que "la ventaja política a corto plazo" se impone al interés del país en este caso y en muchos otros en esta broma de Congreso.

No es el único en dar la espalda al Senado. Once titulares han anunciado su marcha - una cosecha muy grande. Otros tres que se marchan - los Republicanos Christopher "Kit" Bond, de Missouri: Judd Gregg, de New Hampshire; y George Voinovich, de Ohio - son, como Bayh, ex gobernadores de sus estados. Un quinto, el legislador de Kansas Sam Brownback, se marcha para postularse a gobernador.

Los ex gobernadores han formado un grupo informal de los suyos en el Senado, invitando a ex alcaldes y fiscales generales a unirse a ellos. Lo que tienen en común es la disciplina de venir de puestos de la administración en los que se les juzgaba por sus acciones más que por sus discursos. Y la mayoría de ellos han aprendido a trabajar cómodamente y en cooperación con colegas de otros partidos, como hacen los funcionarios estatales o locales regularmente cuando se trata de la burocracia federal.

Bayh me decía que uno de los senadores que más va a echar de menos es Lamar Alexander, de Tennessee, el número 3 en la jerarquía del Partido Republicano en el Senado, y otro ex gobernador. La forma de entender la política que tiene Alexander es muy similar - y muy lejana de la de ambos partidos en los que, como dice Bayh, ideología y partidismo tienen prioridad sobre el logro práctico.

Alexander fue el único miembro de la dirección Republicana en votar a favor del proyecto de ley de la comisión que Bayh quería. En las últimas semanas, Alexander ha reunido a un grupo bipartidista de 10 senadores que presentan un proyecto de ley para actualizar y mejorar la legislación antipolución. También colabora con el Senador Demócrata de Virginia Jim Webb en un proyecto de ley que facilita la construcción de las necesarias centrales nucleares.

El Senado se ha convertido en fuente de frustración para aquellos dentro de sus filas, así como para aquellos que simplemente observan y esperan con impaciencia que actúe. El próximo éxodo de ex gobernadores afectará a su ya escasa productividad. Pero dos gobernadores en ejercicio, Charlie Crist, de Florida, y John Hoeven, de Dakota del Norte, y un ex gobernador de Delaware, Mike Castillo, se presentan este año, y hay varios fiscales generales que aspiran al Senado.

Obama sigue haciendo su parte, convocando un encuentro en torno a la sanidad la próxima semana y creando por decreto una comisión bipartidista para la reducción del déficit, cumpliendo las aspiraciones de Bayh todo lo que le es posible.

La oportunidad de rescatar al Congreso del estancamiento sigue ahí, pero las probabilidades en su contra están creciendo.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris