Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Un mundo de iniquidad

Piedad Sánchez de la Fuente
Redacción
jueves, 18 de febrero de 2010, 09:35 h (CET)
Me refiero a la lengua, esa parte tan pequeña de nuestro cuerpo y que puede hacer tanto daño a nosotros y a los demás. La frase no es mía es de la carta del apóstol Santiago que dice: “si hay alguien que no falta de palabra es un hombre perfecto y es además capaz de controlar su cuerpo”. Asombroso ¿verdad? La lengua cuando se desata puede destruirlo todo, la fe, el amor, la fama, la inocencia, el buen nombre, las ilusiones, etc. Santiago continúa poniendo ejemplos para hacernos ver lo que es la lengua y nos dice: “que a los caballos le ponemos freno en la boca para que nos obedezcan, también pone el ejemplo del barco, que aunque sean grandes a pesar de los vientos son dirigidos por un pequeño timón según deseo del piloto”.

Bueno, pues la lengua, tan pequeña ella, cuando se inflama es ingobernable hasta convertirse en un mundo de iniquidad.

Toda clase de fieras, han sido domadas por el hombre pero ningún hombre ha podido dominar la lengua y con ella podemos hacer el bien y el mal. Esto que se dijo hace 2000 años sigue de plena actualidad porque la lengua nos domina y es un instrumento que destroza lo que quiere creando dudas, envidias, rencillas, desorden y toda clase de males. El dominio de la lengua y la moderación en el hablar podría ser un nuevo deporte. ¿Seríamos capaces de ponerlo de moda?

En un poema del maravilloso Miguel Hernández dedicado a su hijo en el que le va dando consejos en un momento determinado hablándole de los dientes le dice: “cuando en la dentadura sientas un arma…”.

También sabemos los mayores que en la lengua tenemos un arma poderosa para ensalzar lo malo y ridiculizar lo bueno.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris