Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

Uganda y el colonialismo moral

Kathleen Parker
Kathleen Parker
jueves, 18 de febrero de 2010, 09:04 h (CET)
WASHINGTON - En un momento de constantes calamidades y fatiga de crisis, la legislación propuesta en Uganda que ejecuta a los homosexuales despierta la consciencia estadounidense con el impacto del parte meteorológico.

Los políticos corruptos cuentan con la brevedad de la atención de América, pero ciertos elementos exigen que hagamos un paréntesis. ¿Cómo sale exactamente de una nación de mayoría cristiana la idea de ejecutar a los homosexuales? Interesante pregunta.

Los homosexuales de Uganda se enfrentan ya a penas de hasta 14 años de cárcel. En virtud del nuevo decreto ley propuesto el pasado octubre a instancias de David Bahati, el gobierno puede ejecutar a los homosexuales seropositivos y encarcelar a la gente que no informe al estado de actividades homosexuales.

Estamos consternados oficialmente, por supuesto. El Presidente Obama llamaba "odiosa" a la legislación propuesta, en sus recientes declaraciones en el Desayuno Nacional de Oración. La Secretario de Estado Hillary Clinton también mencionó a Uganda en el desayuno. Hasta el mega-evangelista Rick Warren hizo un apasionado llamamiento en un video navideño a los pastores de Uganda, declarando "injusto", "radical" y "anticristiano" el proyecto de ley.

El mensaje de Warren no fue suscitado por el escándalo del trato a los homosexuales, no obstante, sino por las acusaciones de que había ayudado a redactar el anteproyecto. La Iglesia de Saddleback donde oficia Warren ha recibido a un pastor de Uganda que apoya la legislación, pero el pastor invitado insiste en que no ha jugado ningún papel en la redacción de la propuesta de ley. Aunque no hay motivos para desconfiar de Warren, otras observaciones que hizo en su defensa son problemáticas.

En una declaración a Newsweek, Warren dijo: "La dignidad fundamental de toda persona, nuestro derecho a ser libres, y la libertad de tomar decisiones morales son dones concedidos por Dios, nuestro creador. Sin embargo, no es mi vocación personal como pastor en Estados Unidos comentar o interferir en el proceso político de las demás naciones".

Yo no estoy tan segura de eso. Puede que no sea la vocación de Warren polemizar acerca del "proceso político". Sin embargo, ¿es la neutralidad realmente una opción para uno de los líderes cristianos del mundo más poderosos cuando el genocidio de estado de una minoría se propone en nombre del cristianismo?

Si decidimos que el genocidio es algo demasiado político para interferir, entonces ¿de qué sirve un liderazgo moral?

Otros cristianos evangélicos que operan en Uganda no son igual de excusables de la responsabilidad por las actitudes cada vez más hostiles del país hacia los homosexuales. Citados con frecuencia en el ojo del huracán están los pastores Scott Lively, Caleb Lee Brundidge y Don Schmierer, quien el marzo pasado trabajaba con los líderes religiosos y políticos de Uganda para ayudar a detener la "homosexualización" del país.

No, nadie "obligó" a Bahati a redactar el proyecto de ley. Pero estos tres pastores, conocidos por su convicción de que los homosexuales se pueden "curar", han ido dejando su particular evangelio por Uganda, y la cosa parece haber calado. Los tres se han distanciado de la propuesta de ley y dicen que nunca alentaron el castigo de los homosexuales.

Puede que sea así. De hecho, asumamos que lo es. Asumamos además que estos misioneros tienen sólo la más pura de las intenciones y sólo quieren ayudar a fortalecer la familia tradicional. Estimados Señores: Uganda no es Connecticut. Un país donde los homosexuales son constantemente acosados, detenidos y encarcelados no necesita aliento de los fundamentalistas de América en una misión divina.

Durante una entrevista con Alan Colmes, Lively dijo que fue invitado a la nación africana de Uganda porque estaban preocupados porque los homosexuales de América y Europa intentaban exportar la homosexualidad a su nación. Habida cuenta de que Uganda era ya bastante inhóspita para los homosexuales, parece poco probable que le hiciera falta el asesoramiento de los predicadores americanos. Parece más probable en cambio que Uganda se haya convertido en el laboratorio de los fanáticos que han encontrado una audiencia receptiva a su causa personal.

La propuesta de ley es un ejemplo de manual de las consecuencias imprevistas que tiene el colonialismo moral.

Mientras tanto, podría pensarse que teniendo en cuenta su historial, Uganda dejaría de lado las ejecuciones relacionadas con la homosexualidad y la religión. En la década de 1880, los mártires de Uganda fueron quemados vivos por Mwanga II, rey de Buganda, molesto según algunos cuando sus propias insinuaciones homosexuales fueron rechazadas por conversos cristianos recientes.

¿Y a estas alturas son los cristianos de Uganda los que quieren martirizar a los homosexuales?

No todos lo quieren, por supuesto. Algunos pastores se oponen al proyecto de ley y el Presidente de Uganda Yoweri Museveni dijo que la propuesta es demasiado dura. Los inspectores de derechos humanos predicen que el proyecto será rebajado excluyendo la pena capital, pero el encarcelamiento también es inaceptable - y ningún estadounidense debería encontrar dificultades en así decirlo.

Durante una entrevista en "Meet the Press" el noviembre pasado, Warren dijo que no toma partido, pero ojala lo hiciera. Parafraseando sus declaraciones, en ciertos casos es radical, injusto y anticristiano no hacerlo.

Noticias relacionadas

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris