Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

En deuda con España

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
jueves, 18 de febrero de 2010, 08:57 h (CET)
Cuanto antes desaparezca este mediocre de la escena política, antes recuperaremos la credibilidad en el mundo, la dignidad en el ámbito de la Unión Europea y la España del bienestar. Hoy España está a la altura del betún en el terreno político; nunca un dirigente político español había sido tan ninguneado como Rodríguez; nunca un mediocre había hecho un ridículo tan sonado; nunca un Gobierno había alcanzado tanto desprestigio; jamás un equipo de Gobierno había destruido tanto empleo en tan poco tiempo. El Gobierno socialista ha abusado de la mentira, y lo sigue haciendo, lo que demuestra que “la verdad, si no es entera, se convierte en aliada de lo falso”, como decía Sádaba.

La sociedad española está acongojada con los derroteros que toman los nuevos acontecimientos. Existe un claro temor a que la mitad de los actuales parados no vuelva a encontrar empleo, y todo porque el Gobierno socialista de Rodríguez no ha hecho los deberes, por desidia, torpeza y falta de perspectiva; al contrario de lo que han hecho todos los demás países de la UE, excepto Portugal y Grecia. No es casualidad que España, Portugal y Grecia tengan Gobierno socialista; donde entra el socialismo, el estado de bienestar salta por la ventana. Está suficientemente demostrado a lo largo de decenios.

Ante esa actitud de congojo, dudamos que la ciudadanía quiera la pervivencia de Rodríguez y sus secuaces (no merecen el nombre de asesores). Cuanto antes desaparezca Rodríguez de la escena política, mejor para todos, para su familia y para él mismo.

Si bien don Camilo José Cela donó todo -- menos el culo -- para que pudiera pervivir, de Rodríguez no queremos que se done nada. España tiene una dignidad que ha sido pisoteada por la mediocridad del actual presidente y su torpe entendimiento de la política. ¿Pruebas? Echen una ojeada a las listas del paro, a la destrucción de empleo, al descenso del estado de bienestar, al atropello de los derechos sociales, al descenso de la becas, al engaño con las ayudas sociales, al afán por permanecer en la guerra de Afganistán a toda costa, al desprecio que recibe de Europa, a la colaboración con países de corte ‘comunistoide’ en pleno siglo XXI y a la facilidad para crear conflictos sociales, además de hacer saltar las alarmas en temas suficientemente asentados y resueltos, por citar algunas cuestiones.

El daño que ha hecho le llevará a estar en deuda permanente con España y con los españoles mientras permanezca sobre la faz de la Tierra. Los casi cinco millones de parados deben ‘agradecerle’ que han perdido el empleo y desaparecido su estado de bienestar; los jubilados le ‘agradecerán’ que han visto mermada su ya escasa pensión y los funcionarios tienen encima la espada de Damocles: sus sueldo se congelará durante dos años consecutivos y en 2010 ya han visto reducido el salario en un buen puñado de euros.

Pero que nadie piense que ya están agotados los problemas. Rodríguez Zapatero y su Gobierno tienen una inusitada facilidad para resucitar fantasmas, de la misma forma que han resucitado la conocida Memoria ‘Histérica’, echando por tierra lo construido durante la transición.

El Gobierno de Rodríguez llegó en tren de cercanías y tras varios años usando la piqueta destructora han convertido a España en un esperpento que, en poco tiempo, no la conocerá ni la madre que la parió. Es evidente que, pese a adelantar la idea Alfonso Guerra, se quedó corto. Excesivamente corto.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris