Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Buñuelos de viento   -   Sección:   Opinión

Monarquía radical

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
miércoles, 17 de febrero de 2010, 09:46 h (CET)
Mucho me sospecho que entre los que lo buscaban y los que no les importa han metido en un lío, todavía pequeño, a la monarquía. Resulta que si antes a Juan Carlos le rechazaban sólo los sectores más radicales de la izquierda ahora se le está escapando el suelo debajo de sus propios pies: los que han sido su soporte tradicional huyen de la posición a toda prisa.

Tengo ya escrito que Zapa es el más radical y el más sectario de quienes han llevado la carga de España sobre sus hombros. Ha incidido indecentemente en las divisiones tradicionales de nuestro pueblo, memoria histórica, catolicismo, agrandando la brecha existente entre los ciudadanos. “Ha dividido a la sociedad” me decía algún diputado palentino el pasado diciembre. En esa postura radical no le servían ya los apoyos mediáticos tradicionales y PRISA se le quedaba pequeña, pacata y atrasada, de manera que hubo de inventarse un nuevo grupo mediático que le apoyase. Quien sabe si los amiguetes del baloncesto de Zapa le dejaban ganar a cambio de que les dejase jugar con una nueva concesión televisiva. Y surgió Público y surgió la Sexta.

Tengo la firme decisión de seleccionar lo que entra por mis sentidos y la Sexta es incompatible con mi cuarto de estar, pero me veo en la necesidad de ojear la versión digital de Público, qué remedio. Desde un primer momento me pareció que lo más interesante no estaba en el trabajo de sus reporteros, con ser buenos, disciplinados y eficaces, sino en los comentarios de sus lectores que se divierten mucho jugando a disculpar, entender y comprender a ETA y sus feroces encargos “laborales”. Con frecuencia los lectores pasan por la izquierda, por la ultraizquierda, a Roures y sus escribidores, hasta que llega un momento en que uno duda de quien alimenta intelectualmente a quién, si los periodistas de Público a sus lectores o viceversa. El de Roures y sus Harlem Globetrotters enanos es el mayor apoyo que recibe el sectarismo zapateril y su política de enfrentamiento. La República recibe en este periódico uno de los mayores apoyos públicos.

Sin embargo los que se han rebotado ahora son los del otro lado, aquellos que debían ser el apoyo tradicional de la monarquía tradicional, la redundancia es voluntaria. Juan Carlos de Borbón ha recibido hasta ahora acusaciones de franquista y de apoyar las posiciones más conservadoras, sin embargo ahora son éstos, los más conservadores, los que se han rebelado por su intervención a favor del acuerdo político para salir de la crisis, ahora las acusaciones que recibe son las de presionar a favor del socialismo, vade retro, monarquía. Dice el valedor de la derecha más brava, Federico Jiménez Losantos, que “Al rey no se le echa en falta, sino de sobra”. Si no quieres caldo toma dos tazas, Borbón.

No me gusta que juguemos con las cosas de comer. A la monarquía empiezan a no quererla por ninguno de los dos extremos y eso es jugar con las cosas de comer mientras no haya una alternativa seria preparada. Suelo decir a unos que se imaginen a Aznar presidiendo la III república y a otros que se imaginen a Zapa en el cargo. Pa salir corriendo, oiga. Por otra parte la inmensa masa de ciudadanos que queda en el medio tampoco fortalece sus lazos monárquicos. Los españoles no somos monárquicos sino juancarlistas como mucho, tal vez simplemente seamos de la cofradía “Virgencita, que me quede como estoy”. Creo recordar que alguna vez he escrito que Letizia (“Con “Z”, eh”) no llegará a sentarse en el trono consorte y cada vez tengo más posibilidades de acertar.

Pero, ¿no debía esperarse una intervención del Rey cuando hay cuatro millones de parados y la ineptitud de nuestros dirigentes les lleva a tirase puyas sin solucionar el grave problema, ofendiendo la dignidad de todo un pueblo que contempla absorto que nadie hace nada? ¿No debía el Rey darles un capón a cada uno de los líderes para obligarles a ocuparse de los problemas reales? ¿Debe el Rey permanecer sentado en su dorado trono mientras a su alrededor la sociedad se derrumba?

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris