Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La linterna de diógenes  

Piratas con sombrero hongo

Luis del Palacio
Luis del Palacio
martes, 16 de febrero de 2010, 09:32 h (CET)
Siempre me he preguntado por qué el establishment británico ha aprovechado la menor ocasión para tratar de ridiculizar a España.

Hace algunos años, con motivo del 400 aniversario del envío de la Armada Invencible por mandato de Felipe II para que se enfrentase con la “herética Albión”, hubo en Londres una serie de actos y exposiciones donde se respiraba ese ambiente en el que, más que la historia del fatídico destino de la flota comandada por el Duque de Medina Sidonia, se percibía ese afán por hacer leña de un árbol caído cuatro centurias atrás.

La razón se me escapa. No pudo ser por el prurito de una rivalidad que ya en su tiempo resultaba imposible: la decadencia del imperio español coincidió casi exactamente con el periodo de consolidación y esplendor máximo del británico, así que aquella eventual explicación quedaba desterrada por anacrónica. Esa más o menos sutil mala uva la emplean siempre que España, por la cuestión que fuere, aparece en los titulares políticos de la prensa internacional.

Hace algunas semanas, con motivo de la llegada de Zapatero a la presidencia de la Unión Europea, nos volvieron a regalar algunas de esas “perlas cultivadas” (cultivadas en el laboratorio donde se producen las pócimas destinadas a los enemigos a abatir) en forma de artículos y viñetas publicadas, entre otros, en uno de los diarios considerados más solventes y serios de la prensa británica: el Financial Times.

Ese establishment, constituido desde siempre por una curiosa mezcla de viejos nostálgicos de los tiempos en que “Britannia ruled the waves”, banqueros, oportunistas, advenedizos, algún Forbes y miembros de la realeza, nada tiene que ver con los hooligans ni con el antiguo movimiento hippie, sino más bien con el estilo en que Churchill –viejo zorro más que león- se mofaba con fina ironía del embajador de Franco en la Corte de San Jaime, duque de Alba y de Berwick-upon-Tweed, que era lejano pariente suyo.

También parientes, y no tan lejanos, son nuestros reyes de los suyos, y, sin embargo, haciendo gala de una descortesía que se tendría por muy poco británica, sus añosos retoños hacen escala siempre que les apetece en esa plaza que nos piratearon hace dos siglos y medio.

Resulta paradójico que las baladronadas de un periódico del Reino Unido, país que no pertenece a la zona euro por propia petición, aunque sí sea miembro de la Unión Europea, haga que caigan simpáticas las palabras del ministro Blanco, cuando hace pocos días declaró que existe una especie de conjura exterior para derribar al gobierno.

Puede que sí; o, tal vez, no. Pero lo cierto es que los buitres de antaño, siguen siendo astutos pajarracos hogaño.

Noticias relacionadas

La radio

Hoy es el día de los enamorados y ayer fue el día de la radio

Singularidad reformista

​Desde Cataluña a Venezuela, pasando por...; pretenden reducirnos a simplismos homogéneos. Precisamos de revulsivos plurales

​Los independentistas y sus violencias

Una parte no puede levantarse contra el todo de una nación

Runrún electoral, Falcon y Pedro Sánchez

"Sin PGE, Sánchez no se come la sentencia de El Procés. Disuelve"

Keep Calm, Sánchez

La carta que el presidente esconde bajo la manga
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris