Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

Idioma haitiano

Isaac Bigio
Isaac Bigio
martes, 16 de febrero de 2010, 09:28 h (CET)
Una particularidad que tienen los damnificados de Haití es que una mayoría de ellos no habla ningún idioma europeo.

Todos los 35 Estados americanos tienen al menos una lengua occidental oficial, pero los haitianos son los únicos que, además, tienen su propio idioma que lleva el nombre de su nacionalidad.

De 1664 a 1804 Haití fue colonia de Francia y aún el francés es la lengua culta de dicho país, pese a que solo un 5% de los haitianos le pueden leer o escribir. En cambio, 80% al 90% de la población solo habla el criollo haitiano (Kreyòl Ayisyen). Este porcentaje es mayor al mono-parlante de una determinada lengua indígena en cualquier país americano.

El haitiano fue creado por los esclavos africanos que hablaban dialectos Congo-Níger inteligibles entre sí pero que se comunicaban entre ellos tomando palabras de sus amos. Su léxico tiene mucho del francés pero un franco-parlante no le puede entender pues su sintaxis, gramática, sistema semántico y morfología difieren mucho del francés (y de otras lenguas latinas o europeas). Los adjetivos no tienen género y los verbos no se basan en el tiempo o en la persona. Difiere bastante más del francés que el portugués del español.

El haitiano es el idioma criollo más hablado del mundo. Lo emplean entre 8 a 14 millones de personas (la mayor parte en Haití y luego en la diáspora haitiana). Es la principal lengua minoritaria en Cuba y en la República Dominicana, y la cuarta en las escuelas públicas de Nueva York.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris