Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

La vejez

Francisco Arias Solís
Redacción
lunes, 15 de febrero de 2010, 12:30 h (CET)
La vejez es un concepto extremadamente ambiguo y contradictorio. ya que los factores que influyen en la misma son múltiples (cronológicos, biológicos, sociales, económicos, políticos, culturales, ideológicos, antropológicos, psicológicos, médicos, éticos) y porque la propia determinación de este concepto resulta ambigua y contradictoria a lo largo de la historia de Occidente.

Cada sociedad y cada momento histórico ha vivido este fenómeno de manera diferente, tal como las investigaciones históricas y antropológicas nos han demostrado. En nuestra cultura la vejez ha sido vista individual y colectivamente como un mal y se ha equiparado de modo tradicional a una enfermedad. Pese a esa valoración fundamentalmente negativa, Occidente ha recurrido a la magia, a la brujería, a la astrología, a la medicina... para lograr prolongar la vida; si bien es cierto que lo deseado no era la prolongación de la vejez sino la de una vida joven y saludable, una vida en la que la vejez se retrae al máximo o se evite.

Aunque en la actualidad no existe unanimidad para establecer la edad de comienzo de la vejez y se tiende a considerar que la edad no es el factor único, se recurre a este parámetro en los estudios epidemiológicos y sociológicos. Hoy el comienzo de la vejez se hace coincidir con un parámetro social, el inicio de la jubilación, cuya determinación no es unánime en todos los países occidentales y depende fundamentalmente de criterios económicos y políticos. Se utiliza la expresión francesa “tercera edad” para hacer referencia a la etapa de la vida que comienza en ese momento y ya se habla de una “cuarta edad”, a partir de los 85 años.”Envejecemos unos a una edad –afirmaba Galeno-, otros a otra, más tarde o más temprano: bien porque seamos desde el principio, por naturaleza, demasiado secos, bien porque lleguemos a estarlo por diversas circunstancias como la dieta, la enfermedad, las preocupaciones u otras razones”.

La vejez se ha convertido en la actualidad en un fenómeno característico de las sociedades occidentales, en las que la preocupación por ella ha ido incrementándose a medida que aumentaba el número de personas longevas, hecho que se manifiesta desde finales del siglo XIX. Es a partir de entonces cuando la vejez empieza a constituir un problema social, médico y antropológico en las sociedades occidentales, en las sociedades que a partir de ese momento van a ser calificadas de “viejas”.

La vejez tiene carencias evidentes pero no puede llamarse enfermedad. La salud depende de las cualidades, y éstas cambian a lo largo de la vida. La salud no puede ser siempre la misma. No obstante, la vejez, en la que las funciones se debilitan no es considerada por Galeno como una enfermedad, ya que la enfermedad es un estado contra natura.

Desde la antigüedad, se ha pretendido dar explicaciones racionales al proceso de envejecimiento, planteándose la forma de frenarlo y la manera de lograr que los hombres viviesen su vejez del modo más saludable posible. La existencia de pacientes viejos, cuyo número ha ido creciendo, ha llevado a la medicina a tener que orientar hacia este sector sus investigaciones básicas e igualmente está obligado a reestructurar la organización asistencial sanitaria adecuándose a las demandas de esta parte creciente de la sociedad.

El crecimiento de la longevidad pone en evidencia la necesidad de replantear el concepto de salud y de preparar al individuo, a la sociedad y a la propia sanidad, para adecuarse a las limitaciones, necesidades y problemas que plantea la calidad de viejo o vejez. Y como dijo el poeta: “Con el tiempo aprenderás / a saber lo que es el tiempo; / lo malo es que algunas veces / llega muy tarde el remedio”.

Noticias relacionadas

El Gobierno se humilla ante el chantaje del separatismo catalán

“ Un apaciguador es alguien que espera que el cocodrilo se coma a alguien antes que a él” Wiston Churchill

Todos ellos dicen NO al Especismo

A algunos ciudadanos en China: Perros y Gatos también aman sus vidas

Andalucía, una ocasión para la izquierda

​​El ministro de Agricultura, Luis Planas, fue el orador invitado por la Agencia de Noticias Europa Press en su último Desayuno Informativo

Observaciones singulares

No basta con hablar de encuentros, es necesaria una mayor discriminación de los contendios tratados

Mantenerse en sus trece

Es triste contemplar la terquedad y cabezonería de los políticos y su incapacidad de dialogar ni de buscar puntos de encuentro
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris