Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

Veredicto de las encuestas: Vienen curvas

David S. Broder
David S. Broder
lunes, 15 de febrero de 2010, 08:17 h (CET)
WASHINGTON - Hay motivos de alarma para ambos partidos en la encuesta Washington Post-ABC News más reciente, y esto debería ser una ayuda cuando el Presidente Obama trata de impulsar el renacimiento del bipartidismo en Washington.

Los Demócratas no se han sentido seguros en su mayorías en el Congreso desde que Scott Brown derrotara a su candidato el mes pasado en las elecciones extraordinarias por el escaño de Massachussets en el Senado. Pero la conclusión de la encuesta, que apunta que los Demócratas se han dejado por el camino cada uno de los doce puntos de ventaja de los que disfrutaban sobre los Republicanos hace cuatro meses - y ahora están empatados con el Partido Republicano en el 46 por ciento de apoyos - sin duda confirma que habrá más pérdidas en las legislativas de noviembre.

Sin embargo, los votantes también indican al Partido Republicano que su táctica actual podría costar a sus candidatos una oportunidad de oro. A pesar de todos sus logros en temas importantes en comparación con Obama y los Demócratas, los Republicanos del Congreso son vistos por los electores como más recalcitrantes en general, y más perdidos a la hora de intentar simplemente aparcar la reforma sanitaria.

La encuesta encuentra un país dividido entre las propuestas de reforma diferentes en alguna medida aprobadas el año pasado por Cámara y Senado a pesar de la oposición Republicana casi unánime. Los proyectos de ley fueron apoyados por el 46 por ciento en la encuesta, y eran opuestos por el 49 por ciento. Pero los contrarios convencidos eran casi el doble de los partidarios a ultranza.

La encuesta señala el coste y la complejidad de los planes propuestos como su mayor vulnerabilidad. Pero cuando son preguntados por elementos clave de las propuestas, la gran mayoría se decanta por obligar a las aseguradoras a asegurar a todos con independencia de sus historiales sanitarios, obligar por ley a las empresas a asegurar a sus empleados a jornada completa e insistir en que todo el mundo tenga seguro.

Cuando se les pregunta si quieren que Washington siga tratando de aprobar una reforma integral de la sanidad, la gran mayoría de los votantes, tanto Demócratas como independientes, y más de dos de cada cinco Republicanos, responde afirmativamente - una mayoría de casi 2 a 1 apoyando la idea de Obama de que el Congreso no abandone la cuestión.

Si las lecciones de la encuesta son realmente absorbidas en ambas aceras de la Avenida de Pennsylvania, y por ambas bancadas del hemiciclo, más podría salir en limpio el 25 de febrero del encuentro de la Casa Blanca en torno a la sanidad - y otras ofertas de bipartidismo de Obama - de lo que muchas voces escépticas de Washington están sugiriendo.

Los políticos de esta ciudad son más propensos a responder al miedo que a la esperanza tipo Obama, y es por eso que esta encuesta y otras similares pueden ser tan útiles. La encuesta concluye que sólo el 36 por ciento de los votantes dicen estar dispuestos a reelegir a sus actuales representantes en noviembre, mientras que el 56 por ciento dice que va a apoyar a otros. La última vez que las encuestas registraron estos grados de insatisfacción tan altos con los agentes tradicionales del Congreso fue 2006, el año en que los Demócratas apartaron a los Republicanos como mayoría. La vez previa fue 1994, el año en que el Partido Republicano puso fin al control Demócrata del Congreso durante 40 años.

Sería de gran ayuda para los colaboradores de Obama repartir ejemplares de esta encuesta por Blair House, cuando los legisladores de ambos partidos se reúnan allí el 25 de febrero. También espero que Obama sugiera que el punto de partida del debate sea la propuesta, incorporada tanto a los proyectos del año pasado como también a muchos de los planes Republicanos rechazados, de que los estados individuales, los grupos de estados o la nación en su conjunto creen mercados en donde particulares y empresas puedan comparar seguros en busca de la mejor póliza que contratar.

Habida cuenta de la pesada carga del partidismo y la desconfianza que rodea a la reforma de la sanidad, es importante que el encuentro dé un paso adelante sustancial en torno al que puedan convenir los partidos. La creación de mercados supervisados por el gobierno sería un paso así y avalaría el compromiso de hacer frente a las decisiones más polémicas, en vez de abandonar el esfuerzo.

Este proyecto no está perdido, especialmente si los políticos temen por sus carteras.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris