Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Formación política para emigrantes

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
domingo, 14 de febrero de 2010, 08:31 h (CET)
Cuando yo era niño en los colegios teníamos que estudiar, además de cantar cada mañana el Cara al Sol con el brazo en alto, una asignatura epigrafíada como Formación del Espíritu Nacional en la que se nos adoctrinaba sobre los logros y proezas del régimen franquista y sus héroes contra la masonería y el comunismo internacional. El profesor, que lucía en su solapa la insignia de Alférez Provisional, era el director del penal de San Miguel de los Reyes donde todavía quedaban presos políticos y durante la tediosa hora en que teníamos que aguantar sus peroratas nos contaba las virtudes de Matías Montero, del que se celebraba el día del “estudiante caído”, los logros de Onésimo Redondo en tierras castellanas o la doctrina fascista de José Antonio Primo de Rivera también llamado “el ausente” y cuya foto nos miraba desde el muro del aula junto con la del dictador, el gran salvador de España según los libros de texto, y un enorme crucifijo. Era su historia, la de los vencedores.

Y cuando con el paso de los años creíamos que aquellas clases de adoctrinamiento político habían pasado a la historia vemos con sorpresa cómo los descendientes de aquella ideología franquista y dictatorial vuelven a las andadas tratando de imponer su ideal de pensamiento único a los más desfavorecidos, los emigrantes.

Rafael Blasco, titular de la Conselleria de Inmigración en la Generalitat Valenciana, antiguo militante del FRAP(grupo terrorista durante los últimos años del franquismo y la llamada transición) y expulsado del PSOE por supuestas irregularidades urbanísticas en la costa valenciana emulando a aquellos antiguos profesores de Formación del Espíritu Nacional ha querido contarles a los inmigrantes que residen en el País Valencià un cuento de hadas en el que los casi cuarenta años de franquismo fueron una balsa de aceite y una época de prosperidad para España.

La conselleria que dirige este antiguo militante revolucionario y ahora ideólogo del Partido Popular en la Comunitat Valenciana organiza unos cursos denominados Comprensión de la Sociedad Valenciana para explicar a los emigrantes dónde se encuentran. La duración de los mismos es de cuarenta horas lectivas y al finalizar los mismos se entrega a los asistentes un certificado que, según les dicen, les servirá para tramitar con más rapidez y éxito su situación en tierras valencianas.

Pero como con el dinero de nuestros impuestos hacen de su capa un sayo el honorable Blasco ha decidido editar un manual a todo lujo, con tapas duras y buen papel en el que la derecha que gobierna a los valencianos vuelve a tergiversar la historia de este país. El libro comienza con un vocabulario en valenciano que, naturalmente, comete faltas de ortografía, no se le pueden pedir peras al olmo y a los que desprecian la lengua de su pueblo menos todavía, después hay un apartado dedicado a la legislación y otro con recomendaciones para encontrar trabajo o poder acceder a la propiedad o el alquiler de una vivienda. Y en la parte final, dedicada a la historia, estalla la traca y se les ve la oreja del adoctrinamiento político del emigrante.

Para los autores y editores del manual la Republica fue una etapa significada por “la quema de edificios religiosos y asesinatos”, la dictadura franquista una época en la que España alcanzó plena prosperidad y así todo lo demás. Los autores, de los que no se dan los nombres, olvidan, a propósito por supuesto y siguiendo las órdenes de quien les paga, que durante la legislatura republicana las mujeres votaron por primera vez en España, que se legisló por primera vez el divorcio y que la preocupación de sus mandatarios por la cultura fue máxima con organizaciones como “La Barraca” llevando la cultura a los rincones más alejados de las grandes ciudades. Nada dicen los eximios historiadores sobre la emigración de españoles al extranjero durante la etapa franquista ni sobre la destrucción de las ciudades bajo un urbanismo galopante y sin orden y para nada explican que Franco llegó al poder mediante un golpe de estado y traicionando la lealtad y fidelidad que había jurado a la Republica.

Al final va a resultar que muerto el perro no se acabó la rabia y que todo quedó “atado y bien atado”, como afirmaba el general de los sellos de correos y las monedas. En Valencia se adoctrina políticamente a los emigrantes en lugar de hacer políticas reales para que su integración sea total, un grupo de lo más alto de la judicatura acosa y persigue al juez Garzón que ha tenido la osadía de intentar juzgar los crímenes del franquismo y mientras, vemos a la nieta del dictador paseándose impunemente por diversos platós televisivos y declarando en el diario El Mundo “Es inhumano lo que le hicieron a mi abuelo”. Esta dama todavía no se ha enterado que su abuelo no era humano y que murió con las manos ensangrentadas.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris