Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Cine
Etiquetas:   Cine  

'Los chicos del coro', de Christophe Barratier

Marcos Mndez Sanguos
Redacción
miércoles, 9 de febrero de 2005, 01:02 h (CET)
El internado que enmarca la acci n en Los chicos del coro no se parece al abominable Hogar Wilkinson para jvenes de aquella desapacible pel cula de Barry Levinson, ni tampoco a ese colegio catlico al que alude Pedro Almod var en La mala educacin. La c mara de Christophe Barratier pocas veces observa la violencia fsica de los chicos del internado, de manera que el espectador se encuentra con una obra amable, vital e incluso festiva, repleta de idealismo y sustentada por dos pilares fundamentales: la infancia y la m sica.

Clment Mathieu (entra able Grard Jugnot) llega a El fondo del estanque (curiosa alegor a para el lugar) con la intencin de pasar una vida tranquila como vigilante, pero habida cuenta de las patra as del director Rachin y sus ms allegados, crey ndose acreedores del principio accin reacci n que tanto repiten (y hablamos de 1949) se ve moralmente obligado a cambiar los modos de enseanza acostumbrados en el centro. A partir de aqu , su comprensin -unida a unos profundos conocimientos musicales- arribar n en la formacin de una coral que desquiciar a esos botarates aduladores de poder y lograr inspirar ideas y anhelar deseos a esta pl tora de chicos con problemas.

La amabilidad del guin con el espectador no parece tener l mites en la cinta, e incluso encontramos algunas secuencias de las que se deduce una cada importante hacia la simpat a irracional -caso del maniqueo personaje de Rachin, que pasa de villano a juguetn sin mucho sentido- y tambi n un asctico (o pesimista) devenir de Mondain, enfant terrible por excelencia y pinzado personaje secundario.

El gran problema de Los chicos del coro es que pocos se creer n algo de lo que ven, pero no por ello deja de ser una buena pelcula; porque lo grande va dentro del sobre, con esos ni os de mirada perdida sumergidos en sueos ardientes y esperanzas recuperadas, observando el rielar luminoso al final del t nel.

Noticias relacionadas

La cara oculta de los Oscar: así son de rentables

Las estrellas nominadas a mejor actor ganan un 20% más en su siguiente papel

Cinco películas inspiradoras en la lucha contra el cáncer y su papel en la psicooncología

Ver películas que abordan el cáncer desde un punto de vista positivo resulta beneficioso para los pacientes y sus allegados

Por qué la película 'Roma' desconcierta al público masculino

Estrenada por Netflix en diciembre

La Muestra de Cine de Lanzarote clausuró su octava edición con casi 1.700 asistentes

'La imagen que te faltaba', de Donal Foreman, obtuvo el Premio a Mejor Película, tras una innovadora deliberación pública

La película 'Le temps des égarés' de Virginie Sauveur gana el Premio a Mejor Película en el Zoom Festival

Attila Szász obtiene el Premio a Mejor Dirección por 'Örök tél'
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris