Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Política   ACTUALIDAD  

¿¡Coómo sstaáss!?

Más que salutación, insignia
José Luis Heras Celemín
martes, 25 de octubre de 2016, 23:20 h (CET)
Con signos de admiración e interjección a barullo; y vírgulas sin regla, orden ni concierto; caídas como llovidas del cielo, según la apetencia de cada cuál, creando un problema que, de entrada, es triple:

- De administración de signos ortográficos, con conflicto al corrector de textos incapaz de administrar la convivencia entre acentos que cambian sentidos y entonaciones de agudas, llanas y esdrújulas.

- De adaptación de ánimos a vocablos. Con posiciones personales que han de adaptarse, y colocarse, en términos heterogéneos.

- De acomodo de textos a personas, que exige acoplamientos urgentes.

“¿¡Coómo sstaáss!?”, fue la respuesta a mi “Hola, qué tal, buenos días” con el que saludé en un sarao matutino a algunos de los políticos que ahora están en el candelero, o candelabro, de la actualidad, apagándose con pábilo en declive unos, o con egos en ebullición creciente otros.

No es importante el sarao, ahora los hay de todo tipo; ni la identidad de los políticos en estado de servicio y en disposición de ser servidos. En medio de una fauna-flora multipartidista, orgánica o en estado de trance, la fiesta y la identidad de los aspirantes a estar en el gremio de votantes de cuota es irrelevante. Lo fundamental, que llama la atención por repugnante, es la disposición boba y pija de los aspirantes a un estrellato efímero, que en una frase aúnan aspiraciones, dudas y afanes capaces de soportar epítetos que no caben en el diccionario de la Lengua.

“¿¡Coómo sstaáss!?”, del que se vale el que aspira a lo más alto (altiora peto); y que también usa, escueto, quien codicia la última de las prebendas que pueden caer tras las ristras de servidumbres, baboseos y obediencias que existen soterradas, pero que afloran en momentos de cambios como éste.

Las preguntas y respuestas que surgen tras el “¿¡Coómo sstaáss!?” componen todo un ramillete, por estúpido bello y por hermoso necio, que merece reseña para dejar constancia de la actualidad matutina del día 25 de octubre del año de gracia que vivimos.

Como muestra, un par de las pregunta-respuesta de la mañana. Tan pazguatas y calentitas que, siendo noticias por sí mismas, se convertirían en fulgurantes si se añadieran unos nombres que no son necesarios:

¿Qué ministerio te apetece?-Me abrumas.

¿Cuál es el puesto para el que se piensa en ti?-Qué cosas dices.

Para no eludir la crítica, también es justo aportar una expresión displicente que fue común: “¡Cosas de periodistas!”

También el pensamiento que produjeron y sirvió despedida con un ligero cambio no exento de respeto:

“¡Jodeeer. Cómo estás!”
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Políticos sin ética

Ética sin virtud es un cero a la izquierda

Afecciones del alma

La partitocracia se ha revelado como un problema para la democrática convivencia

Bienvenidas las iniciativas globales

Somos hijos del tiempo, pero también de la acción conjunta. ¡Aprendamos a organizarnos!

Cataluña en pie de guerra. Sólo el constitucionalismo salvará España

"Si los socialistas son derrotados en las urnas, irán a la violencia, pues antes que el fascismo preferimos la anarquía y el caos." Francisco Largo Caballero. (II República)

40 años de paz

La verdad es que ni tan buenos éramos entonces ni tan malos somos ahora, pienso yo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris