Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   ACTUALIDAD   Política   -   Sección:   Opinión

La caída de los dioses

González y Cebrián, una extraña e inquietante pareja
Francisco J. Caparrós
martes, 25 de octubre de 2016, 01:07 h (CET)
Tanto Juan Luis Cebrián como Felipe González Márquez han olvidado que un día, ya muy alejado en el tiempo, fueron referentes ambos para sus respectivas profesiones. Periodista el primero y político el segundo, dejaron sin embargo cierto día de luchar por todo aquello que valió la pena en un país que, a trompicones, fue saliendo de la más absoluta penumbra. A esos dos luchadores se les relativizaron todas y cada una de sus prioridades, simplemente acabaron domesticándose, y ahora no pueden por menos que sorprenderse ante una realidad irreverente y cruda que no suele respetar ni a mitos ni a dioses.

Lo que les ocurrió en la Autónoma de Madrid, cuando intentaban ambos acceder al campus de la facultad, no es fruto de la eventualidad sino del esfuerzo que tanto González como Cebrián han invertido en alimentarlo, sobre todo estos últimos años de complaciente liberalismo. Más que “el futuro no es lo que era”, yo le daría por título a la conversación que pretendían mantener en sus aulas, ante un auditorio ávido de respuestas que mucho me temo que no serán jamás satisfechas, un epígrafe al uso como “decepción de futuro”.

Por estúpido que pueda parecer, los humanos siempre hallamos la manera de decepcionar a nuestros semejantes, y tanto el expresidente como el académico de la lengua han defraudado a mucha gente. Sujetos que otrora bebían los vientos por sus cualidades profesionales y humanas, hoy abominan de tanto y tan burdo convencionalismo como ha arraigado en sus constreñidas mentes. Es cierto que, de Cebrián, apenas han salido a la luz asuntos escabrosos que le comprometiesen, pues salvo el tema de los papeles de Panamá, en el que parece constatarse la evasión de impuestos por su parte, o los últimos despidos de El País, de los que se le culpa directamente a él y a su fuerte nepotismo, poco más se le puede reprochar al exdirector del rotativo, que es algo que no se puede decir de González: su rocambolesco divorcio de la mujer que estuvo casada con él durante casi cuarenta años, el fichaje por Endesa con un sueldo prohibitivo para cualquier otro socialista, pero sobre todo su obsesión por pontificar acerca de lo que, a su juicio, debería ser y no ha sido.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El respeto como exigencia armónica

Necesitamos avivar el lenguaje de la consideración y del respeto

Ética de Pedro Abelardo

Fue un extraordinario pensador y dialéctico

Montados en la misma burra

Albert Boadella ha sabido dar una ejemplar lección a quienes rociaban con sal los sarmientos de la convivencia

Burla burlando van más de 3200 empresas huidas de Cataluña

“El arte de la economía consiste en considerar los efectos más remotos de cualquier acto o política y no meramente sus consecuencias inmediatas; en calcular las repercusiones de tal política no sobre un grupo, sino sobre todos los sectores.” Henry Hazlitt

Es hora de decir la verdad

“Quienes alcanzan el poder con demagogia terminan haciéndole pagar al país un precio muy caro”. Adolfo Suárez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris