Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Paraguay   Política   -   Sección:   Opinión

ABC desmiente a Zuccolillo

No es la primera vez que un propietario de medios resulta desmentido por su propio diario, pero en este caso se trata del soberbio dueño del ABC paraguayo
Luis Agüero Wagner
@Dreyfusard
viernes, 21 de octubre de 2016, 08:43 h (CET)
Dijo alguien que una paradoja es una gran verdad, puesta patas para arriba con el objetivo de llamar la atención. Tal vez sea esa la intención del diario ABC color, que en una nota publicada hace pocos días desmintió a su propio Director-Propietario, Aldo Zucolillo.

Confiado en la flaca memoria de los escasos lectores de diarios impresos que quedan en Paraguay, el diario de Zuccolillo publicó el fin de semana una nota donde desmentía a su propio dueño.

En mayo pasado Zucolillo había declarado al diario La Nación que había pagado en los años noventa diez millones de dólares para obtener la banda B de telefonía celular para su empresa, y responsabilizaba de ello al actual senador Víctor Bogado. Zucolillo había calificado el hecho como un pago de soborno por parte del actual congresista, con quien mantiene un enconado enfrentamiento.

Curiosamente, el responsable de la intrincada cuestión no era en realidad Bogado, ni tampoco la suma con la que Zuccolillo creyó sobornar a las autorides fue de diez millones de dólares.

En contradicción con estas acusaciones, el diario ABC color publicó el domingo que tal pago de coima no existíó, dando por ciertas las declaraciones del actual Vice-Ministro de Obras Públicas y Comunicaciones del presidente Horacio Cartes, el Ingeniero Juan Manuel Cano Fleitas.

En su mismo diario, algo que no es extraño en un medio que se contradice todos los días afirmando algo y desmintiéndolo en la misma edición pero en otra página, Zuccolillo publicó que de ninguna manera los diez millones de dólares abonados fueron pagados en concepto de Coima, sino de Consultoría.

Para comprender el alcance de esta publicación, debe tenerse en cuenta que el diario ABC color no publica absolutamente nada que contravenga los intereses empresariales de su dueño, además de contar con una nutrida lista de “notables” a los cuales convoca cuando necesita que alguien reafirme la posición que le conviene.

Así se sucede un desfile de personajes repetidos, identificados con la línea editorial del diario, cada vez que Zuccolillo necesita voces de ganso que expresen su opinión o apoyen sus “denuncias”.

Teniendo eso en cuenta, se deduce que solo cuando Zuccolillo desea manifestar algo a través de otra persona, publica las declaraciones que le convienen. Fue en ese contexto que ABC publicó las declaraciones de Cano Yegros, sin objetar cuando el entrevistado habló de que Personal tuvo que pagar 12 millones de dólares a la Consultora estadounidense Carroll, Burdick & McDonough.

La consultora debió elaborar el Pliego y Divulgación, dado que Paraguay en los años noventa no figuraba en el mapa de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, que actualmente realiza este tipo de regulaciones.

Algo que es en la práctica una retractación de las acusaciones que realizó el propietario del diario contra el senador Víctor Bogado, con lo que las acusaciones quedan en la nada. Voluntaria o no, pero retractación al fin.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris